Familias, tipos y organización

La adolescencia de los hijos/as es una etapa de prueba para la familia, cualquiera sea el tipo de familia que ésta sea. Esta etapa puede ser como una lucha dentro del sistema familiar para mantener el ordenamiento jerárquico previo.

Los padres perciben a sus hijos/as como desafiando su autoridad o, descalificándolos, lo que produce en ellos temor, inseguridad, irritación, impaciencia o descontrol.

Los hijos/as perciben a sus padres como exagerados, controladores, la comunicación con ellos se dificulta, se hacen más frecuentes los malos entendidos, los reproches y los resentimientos.

Los padres deberán comprender las dificultades que enfrentan sus hijos/as al asumir los cambios corporales, fisiológicos y psicosociales.

No se debe olvidar que el rol fundamental de los padres es ser guía y autoridad racional, por lo tanto, deberán desafiar a sus hijos/as muchas veces cuando éstos corren peligro o se pongan descalificadores.

Deberán demostrarles sus molestias y preocupaciones, así como también el afecto que sienten por ellos/as e indicarles el apoyo que están dispuestos a darles.

Deberán comprender la necesidad y la importancia que sus hijos/as adquieran experiencias nuevas, pero también saber cuándo y cómo poner los límites para contribuir al normal desarrollo de ellos/as.

Deberán demostrarles confianza pero basada en hechos, mostrarles por qué confían en ellos/as y por qué les ofrecen ayuda, pero por sobretodo advertirles de los comportamientos riesgosos que pueden dañar su proyecto de vida.

Es fundamental que los padres se sientan seguros de sí mismos, con una autoestima adecuada, que proyecten una buena imagen de sí mismos, lo cual influye positivamente en sus hijos/as. No olvidar que la influencia de conflictos familiares tienen a veces mayor importancia que los factores extrafamiliares en la exacerbación de la crisis de los/as adolescentes.

Finalmente es importante señalar el rol fundamental que juega la familia en los comportamientos sexuales de sus hijos e hijas, especialmente en la postergación de la actividad sexual en las hijas adolescentes, cuyas consecuencias  pueden ser complicaciones tanto para su salud física, psicológica y social. Las adolescentes con mayores dificultades en la comunicación con los padres en temas de sexualidad pueden estar más expuestas a iniciar actividad sexual a edades más tempranas y no protegida.

Una familia abierta y que facilita la comunicación en los temas de sexualidad con sus hijos y en especial con sus hijas, desde temprana edad, sin duda, puede ayudar a aumentar el número y la frecuencia de las conversaciones acerca de valores y comportamiento sexual entre padres e hijos. También los padres estarán en mejores condiciones de orientar y apoyar a sus hijas en el uso apropiado de anticonceptivos cuando ellas decidan iniciar actividad sexual, de tal manera que no se expongan a las consecuencias adversas de una actividad sexual no protegida.

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 0.0

((1)). González Electra, “El adolescente: su entorno social y familiar”. Libro Primeras Jornadas del Colegio Médico en Illapel. Adolescencia, 1992. Edit. Depto. Científico y Docente del Colegio Médico de Chile. Pag: 27-40.

((2)). González Electra, El Adolescente y su Entorno Socio-Familiar, En: Educación Sexual. Manual para el apoyo para Padres, 2002, pag, 87-109. Edit. Universidad de Chile.

((3)). Alvarez,María de la Luz, ”La familia en riesgo: un instrumento de diagnóstico”, Edit.Universitaria,1988,Chile

((4)). Pincus Lily, Dan Christopher, “Secretos en la familia: Terapia familiar”, Edit. Cuatro Vientos,1982,Chile

((5)). Rossel Saavedra Enrique, “Manual de Derecho de Familia”, Colección Manuales Jurídicos, Edit. Jurídica de Chile,1992, Chile

((6)). Pérez Duarte, Alicia, “Derecho de Familia”, Fondo de Cultura económica,1994, México

((7)). Muzzo Santiago, Burrows Raquel, “El adolescente chileno: características, problemas y soluciones”, Edit. Universitaria,1987, Chile

((8)). Torrescasana, José María, “Educación sexual y función educativa de la familia”, Curso para la Formación de Padres, Elorza Editores Ltda.,1993, Colombia

((9)). Muñoz Mónica, Reyes Carmen, “Una mirada al interior de la Familia”, Ediciones Universidad Católica de Chile,1997,Chile

((10)). Elsner P., Montero M., Reyes C., Zegers B., “La familia una aventura”,Ediciones Universidad Católica de Chile, 1997,Chile

Si bien es cierto que no existen recetas estándar de lo que debiera ser una familia sana o funcional, ya que cada una establece sus propias reglas y sólo sus miembros pueden decir si es adecuada o no, el sentimiento de satisfacción o insatisfacción está dado por la presencia de algunos factores como:

  • Mantiene relaciones abiertas con personas extrañas a la familia, parientes, amigos, compañeros.
  • Se expresan constantemente el afecto y la calidez, sentimientos no posesivos entre los padres, entre éstos y sus hijos y, entre los hermanos.
  • Loa padres mantienen una lealtad mayor a la familia de procreación que a la familia de origen.
  • Los hijos son liberados de salvar a padres o el matrimonio. No son utilizados para resolver los problemas conyugales ni solicitados para hacer alianza con alguno de los progenitores.
  • Primero se es pareja y después sé es padre o madre. Esto significa cuidar y privilegiar el espacio conyugal sin invadirlo con los hijos.
  • Que los padres estén bien diferenciados, habiendo desarrollado un sentido de si mismos antes de separarse de su familia de origen.
  • Los límites generacionales están delimitados de tal manera que la estructura jerárquica sea clara y definida. Los padres son padres y no hermanos, ni hijos ni parejas de sus hijos.
  • Hay expectativas realistas de los padres en relación a los hijos y entre ellos.
  • Se estimula el desarrollo de la identidad y autonomía de cada uno de los miembros de la familia. Existe espacio para el crecimiento de todos y se fomenta la independencia gradual de los hijos, tolerando sus diferencias.
  • Existe una comunicación abierta, franca, directa y explícita para tratar cualquier asunto. No existe temor al conflicto, ya que esto es inherente a las relaciones interpersonales sino que lo enfrenta para tratar de resolverlo.
  • a familia sabe adecuarse a los cambios que son inherentes al ciclo de vida familiar como a cualquier otra contingencia.

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 0.0

((1)). González Electra, “El adolescente: su entorno social y familiar”. Libro Primeras Jornadas del Colegio Médico en Illapel. Adolescencia, 1992. Edit. Depto. Científico y Docente del Colegio Médico de Chile. Pag: 27-40.

((2)). González Electra, El Adolescente y su Entorno Socio-Familiar, En: Educación Sexual. Manual para el apoyo para Padres, 2002, pag, 87-109. Edit. Universidad de Chile.

((3)). Alvarez,María de la Luz, ”La familia en riesgo: un instrumento de diagnóstico”, Edit.Universitaria,1988,Chile

((4)). Pincus Lily, Dan Christopher, “Secretos en la familia: Terapia familiar”, Edit. Cuatro Vientos,1982,Chile

((5)). Rossel Saavedra Enrique, “Manual de Derecho de Familia”, Colección Manuales Jurídicos, Edit. Jurídica de Chile,1992, Chile

((6)). Pérez Duarte, Alicia, “Derecho de Familia”, Fondo de Cultura económica,1994, México

((7)). Muzzo Santiago, Burrows Raquel, “El adolescente chileno: características, problemas y soluciones”, Edit. Universitaria,1987, Chile

((8)). Torrescasana, José María, “Educación sexual y función educativa de la familia”, Curso para la Formación de Padres, Elorza Editores Ltda.,1993, Colombia

((9)). Muñoz Mónica, Reyes Carmen, “Una mirada al interior de la Familia”, Ediciones Universidad Católica de Chile,1997,Chile

((10)). Elsner P., Montero M., Reyes C., Zegers B., “La familia una aventura”,Ediciones Universidad Católica de Chile, 1997,Chile

La familia puede ser afectada por presiones tanto de tipo externa como interna.

- Presiones Externas por modelos foráneos y la publicidad proyectados a través de los medios de comunicación de masa (TV). Estos modelos foráneos que ofrece la TV de conductas de pareja de hijos, familias que allí figuran no están de acuerdo con nuestros modelos culturales; el respeto a la familia, respeto a los mayores por su experiencia, la idea que la independencia se adquiere cuando se deja la casa paterna por matrimonio o por trabajo, sobriedad en el vivir son propios de nuestra cultura.

Nuestra sociedad ve con agrado y fomenta el avance tecnológico y acepta el modelo consumista principalmente destinados a "ser feliz", "facilitar la vida", "tener éxito",etc. pero no va creando los elementos necesarios para satisfacer las necesidades que esta conducta implica.

Lo cierto es que el producto contribuye a mejorar las condiciones de vida y esto podrá ser legítimo aspirar pero también es efectivo que este tiene un costo y este costo con frecuencia está más allá de las posibilidades reales del presupuesto familiar. Esto va a generar una frustración en aquellos que desean este producto y no lo pueden alcanzar, en otros creará una gran tensión porque se van a esforzar al máximo para lograrlo (trabajando horas extras, descuidando los deberes familiares, etc.) y esto aumentará las tensiones.

Otro elemento que se introduce es el erotismo que va minando los valores morales de nuestra sociedad. Se muestran modelos de belleza física que hacen buscar esa belleza como ideal. Pero al comparar el individuo con la realidad que vive en su hogar, su marido, o mujer para nada se parecen a los modelos que figuran en la TV.((8,9,10)).

- Presiones internas.-

Cúmulos de tensiones motivadas por la interacción entre los miembros del grupo familiar que forman el sistema. Estas tensiones nacen de hechos mal comprendidos, no explicados o aclarados a tiempo, es decir, por una escasa comunicación.

Si uno o más miembros del grupo familiar van acumulando tensiones, la tensión familiar aumenta y se llega a crisis o conflictos declarados. Uno de los factores que contribuyen a que se produzcan roces es la falta de espacio físico, privacidad. Otro factor, enfermedad crónica o alcoholismo de algún miembro de la familia.((3,4)).

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 0.0

((1)). González Electra, “El adolescente: su entorno social y familiar”. Libro Primeras Jornadas del Colegio Médico en Illapel. Adolescencia, 1992. Edit. Depto. Científico y Docente del Colegio Médico de Chile. Pag: 27-40.

((2)). González Electra, El Adolescente y su Entorno Socio-Familiar, En: Educación Sexual. Manual para el apoyo para Padres, 2002, pag, 87-109. Edit. Universidad de Chile.

((3)). Alvarez,María de la Luz, ”La familia en riesgo: un instrumento de diagnóstico”, Edit.Universitaria,1988,Chile

((4)). Pincus Lily, Dan Christopher, “Secretos en la familia: Terapia familiar”, Edit. Cuatro Vientos,1982,Chile

((5)). Rossel Saavedra Enrique, “Manual de Derecho de Familia”, Colección Manuales Jurídicos, Edit. Jurídica de Chile,1992, Chile

((6)). Pérez Duarte, Alicia, “Derecho de Familia”, Fondo de Cultura económica,1994, México

((7)). Muzzo Santiago, Burrows Raquel, “El adolescente chileno: características, problemas y soluciones”, Edit. Universitaria,1987, Chile

((8)). Torrescasana, José María, “Educación sexual y función educativa de la familia”, Curso para la Formación de Padres, Elorza Editores Ltda.,1993, Colombia

((9)). Muñoz Mónica, Reyes Carmen, “Una mirada al interior de la Familia”, Ediciones Universidad Católica de Chile,1997,Chile

((10)). Elsner P., Montero M., Reyes C., Zegers B., “La familia una aventura”,Ediciones Universidad Católica de Chile, 1997,Chile

- Estructura de poder.-

La estructura del poder es básica, ya que permite la organización de la familia. De las personas que ejercen el poder emanan las reglas y normas que rigen la familia. El poder está entendido como la capacidad de una persona para influir en otras y es quien finalmente influye en la toma de decisiones en las distintas áreas de la vida diaria.

La fuente primaria del poder son los padres: Ahora en ciertas áreas cada miembro de la pareja pueda ser el más especialmente adecuado para la toma de decisión. El problema podría surgir cuando la estructura del poder como un todo aparece polarizada en uno de ellos.

- Conflictos

Discusiones que terminan en algún grado de ruptura (pelea) entre las díadas (pareja, madre hija, padre hijo,etc.).

El intercambio de puntos de vistas diferentes son elementos admitidos y aún esperados en las relaciones humanas. Lo importante es aprender a manejarlos y resolverlos adecuadamente para salir fortalecidos, hacer más rica y gratificante la relación.

- Satisfacción Familiar

La satisfacción familiar es la conciencia o percepción que cada miembro tiene del grado de felicidad alcanzado dentro de la vida familiar. La satisfacción familiar es una meta esperada en toda familia, el vivir en estado de insatisfacción malogra las relaciones humanas.

Esta satisfacción familiar depende de muchos factores: edad, número de hijos, ciclo familiar que se está viviendo, cumplimiento del papel materno, etc.

- Comunicación

La comunicación es un proceso continuo que existe donde hay un emisor, un conductor y un receptor, a través del cual los sentimientos ya sean positivos o negativos, se expresan entre el emisor y el receptor. La comunicación puede estar enfocada en 2 aspectos: verbal y gestual

La comunicación verbal es un proceso dinámico que se produce entre las díadas, marido mujer, padre hijo, madre hija, hermanos, etc. a través de temas de conversación, ya sea de información o definición del mensaje.

Estos mensajes pueden ser claros o encubiertos, directos o indirectos, oportunos o desplazados. La comunicación podría presentarse clara y directa como clara y desplazada (es decir no entregada en el momento oportuno). La comunicación encubierta indica subterfugios para no entregar con claridad el mensaje.

En una comunicación clara y directa no hay problemas de comprensión, mientras que en una comunicación encubierta y desplazada hay gran dificultad en la comprensión del mensaje.

La comunicación gestual se refiere más bien a la expresión de sentimientos afectivos entre la pareja, padre hijo, madre hija. Si no se manifiesta la afectividad positiva que uno siente por los demás en hechos y conductas, es difícil que el receptor tenga la percepción de ser querido o apreciado. Uno de los factores más importantes para el desarrollo del ser humano y de la cohesión familiar es la afectividad traducida en estímulos positivos.

Evidentemente cada persona tiene su propio parámetro de demostración afectiva y eso responde a la socialización y factores culturales. Pero indiscutiblemente hay un mínimo aceptable de la convivencia humana y más aún, en el marco de una relación familiar.

- Actividades compartidas.-

Las actividades compartidas que realiza una familia (ver TV, reuniones o fiestas familiares, compartir fines de semana, desayuno, almuerzo, compras, etc.) señalan en cierta medida un grado de cohesión o de gozo por estar juntos.

Aunque los intereses o edades sean muy dispares siempre hay un número de actividades que pueden compartirse entre los miembros de una familia. ((1,2,3)).

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 0.0

((1)). González Electra, “El adolescente: su entorno social y familiar”. Libro Primeras Jornadas del Colegio Médico en Illapel. Adolescencia, 1992. Edit. Depto. Científico y Docente del Colegio Médico de Chile. Pag: 27-40.

((2)). González Electra, El Adolescente y su Entorno Socio-Familiar, En: Educación Sexual. Manual para el apoyo para Padres, 2002, pag, 87-109. Edit. Universidad de Chile.

((3)). Alvarez,María de la Luz, ”La familia en riesgo: un instrumento de diagnóstico”, Edit.Universitaria,1988,Chile

((4)). Pincus Lily, Dan Christopher, “Secretos en la familia: Terapia familiar”, Edit. Cuatro Vientos,1982,Chile

((5)). Rossel Saavedra Enrique, “Manual de Derecho de Familia”, Colección Manuales Jurídicos, Edit. Jurídica de Chile,1992, Chile

((6)). Pérez Duarte, Alicia, “Derecho de Familia”, Fondo de Cultura económica,1994, México

((7)). Muzzo Santiago, Burrows Raquel, “El adolescente chileno: características, problemas y soluciones”, Edit. Universitaria,1987, Chile

((8)). Torrescasana, José María, “Educación sexual y función educativa de la familia”, Curso para la Formación de Padres, Elorza Editores Ltda.,1993, Colombia

((9)). Muñoz Mónica, Reyes Carmen, “Una mirada al interior de la Familia”, Ediciones Universidad Católica de Chile,1997,Chile

((10)). Elsner P., Montero M., Reyes C., Zegers B., “La familia una aventura”,Ediciones Universidad Católica de Chile, 1997,Chile

Se presenta a continuación algunas de las alteraciones en la estructura, en el cumplimiento de roles y en la dinámica familiar que pueden afectar severamente el buen funcionamiento de las familias.

Estructura Familiar y Estructura Parental

  • solo por el padre, separado, viudo o padre soltero,
  • ambos padres, casados o convivientes,
  • La estructura parental puede asumir diversas formas. Por ejemplo esta puede estar constituida por:
  • solo por la madre, separada, viuda o madre soltera,
  • por uno de ellos y una nueva pareja.

Con frecuencia, estas distintas formas constituyen etapas sucesivas del ciclo vital de la familia, lo cual puede llegar a constituir una gran inestabilidad en la composición y organización familiar, con el consiguiente incumplimiento de los respectivos roles familiares.

Al matrimonio o convivencia inicial de la pareja, etapa durante la cual nace un determinado número de hijos, sucede el abandono del padre, pasando la madre a ocupar el rol de jefe de hogar. Posteriormente sobreviene una nueva relación de pareja de la madre, es decir, aparece una nueva figura denominada padrastro, de quien se espera ejerza el rol paterno; durante esta etapa se incrementa el número de hijos. Sin embargo, la estabilidad de esta nueva relación de pareja, es bastante precaria ya que está cimentada más bien en las necesidades de sobrevivencia del grupo familiar y como consecuencia de lo cual, sobreviene nuevamente la disolución de pareja. La madre vuelve a encontrarse ante la responsabilidad total del núcleo familiar, ahora más aumentado. Puede repetirse la circunstancia de una nueva unión, ya sea ocasional o de mayor duración con sus consiguientes efectos negativos para la integridad de la familia. Felizmente el abandono materno se da en una menor frecuencia que el abandono paterno, pero cuando esto ocurre, sus consecuencias suelen ser más dramáticas para los menores. En estos casos el padre se siente incapacitado para cumplir ambos roles y recurre a la solución de buscar que parientes o instituciones de protección asuman el cuidado de los hijos. Esto puede llevar a que él ponga término al cumplimiento de su rol de proveedor económico de sus hijos, con el consiguiente desapego hacia ellos, produciéndose la desintegración completa de la familia.

Otra alternativa, ante el abandono materno puede ser que el padre establezca una nueva unión, emergiendo así la figura de la madrastra, de quien se espera que asuma las funciones de la madre.((3,4,5,6,7))

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 0.0

((1)). González Electra, “El adolescente: su entorno social y familiar”. Libro Primeras Jornadas del Colegio Médico en Illapel. Adolescencia, 1992. Edit. Depto. Científico y Docente del Colegio Médico de Chile. Pag: 27-40.

((2)). González Electra, El Adolescente y su Entorno Socio-Familiar, En: Educación Sexual. Manual para el apoyo para Padres, 2002, pag, 87-109. Edit. Universidad de Chile.

((3)). Alvarez,María de la Luz, ”La familia en riesgo: un instrumento de diagnóstico”, Edit.Universitaria,1988,Chile

((4)). Pincus Lily, Dan Christopher, “Secretos en la familia: Terapia familiar”, Edit. Cuatro Vientos,1982,Chile

((5)). Rossel Saavedra Enrique, “Manual de Derecho de Familia”, Colección Manuales Jurídicos, Edit. Jurídica de Chile,1992, Chile

((6)). Pérez Duarte, Alicia, “Derecho de Familia”, Fondo de Cultura económica,1994, México

((7)). Muzzo Santiago, Burrows Raquel, “El adolescente chileno: características, problemas y soluciones”, Edit. Universitaria,1987, Chile

((8)). Torrescasana, José María, “Educación sexual y función educativa de la familia”, Curso para la Formación de Padres, Elorza Editores Ltda.,1993, Colombia

((9)). Muñoz Mónica, Reyes Carmen, “Una mirada al interior de la Familia”, Ediciones Universidad Católica de Chile,1997,Chile

((10)). Elsner P., Montero M., Reyes C., Zegers B., “La familia una aventura”,Ediciones Universidad Católica de Chile, 1997,Chile