Es la interrupción del embarazo antes de la viabilidad fetal con medios adecuados con el objeto de prevenir la muerte de la mujer o de tratar una enfermedad que afecta tanto al feto como a la madre y que hace inviable la vida embrionaria o fetal. En general esta herramienta se aplica en todos los países, pues es una indicación gíneco–obstétrica que se describe en todos los textos de medicina de la especialidad.

A las causas de Salud de la interrupción del embarazo, también se denomina como abortos de Causa Médica o de Salud y en su peor acepción: Aborto Terapéutico.

Hay situaciones en las cuales si no se interrumpe el embarazo, se pierde la vida del embrión y además la vida de la madre. Esto ocurre por ejemplo con los embarazo ectópicos, donde el embarazo se implanta en un sitio fuera del útero como en una trompa de Falopio, que es lo más frecuente, u en otro lugar como ocurre con el embarazo ovárico. El crecimiento del embrión o feto y la implantación de la placenta, provoca la ruptura del órgano, con complicaciones de hemorragias muy severas que comprometen rápidamente la vida de la mujer, si no se interviene quirúrgicamente. En estos casos, esperar el desarrollo del embrión, hace imposible que éste alcance su viabilidad, pues la complicación provocará la muerte de la madre. Hay otros casos en que los fetos son más desarrollados pero aun insuficiente para ser viables y que por condiciones muy graves, la continuidad de su desarrollo afecta la vida de la mujer y del feto como consecuencia. Esto ocurre en casos hipertensión severa incontrolable con riesgo de ruptura hepática. En general, ya quedan pocas causas médicas en que la medicina tiene que hacer la elección entre la vida del feto o de la madre. Cuando se plantea la alternativa de interrupción de un feto no viable es por el riesgo de perder a ambos: la madre y el feto. Con la aparición de las Unidades de Atención Neonatal , se puede interrumpir embarazos con fetos muy inmaduros y con un pronóstico no totalmente negativo. Es decir no son interrupciones con muerte fetal o sin posibilidades para el Recién Nacido. Son intervenciones programadas para dar las mejores posibilidades a dos vidas. Este es un tema en el cual Chile se verá enfrentado a discutir, pues tiene una legislación en la cual no está permitido el aborto en ninguna circunstancia, lo cual no es real y ni está de acuerdo con lo que sucede todos los días en nuestros hospitales públicos y privados.

Análisis de la Situación legal del Aborto de causa médica

Sólo existe cinco países en el mundo en los cuales el aborto es ilegal por cualquier causa y circunstancia : Chile, El Salvador, Guatemala, Malta y Nicaragua. En Chile hasta 1989, el Código de Derecho Sanitario en su artículo 119 decía: “Solo con fines terapéuticos se podrá interrumpir un embarazo, para lo cual basta la firma de dos médicos cirujanos”.

Desde de Septiembre de ese año la junta militar elimina ese artículo por el que dice: “Artículo 119. No podrá ejecutarse ninguna acción cuyo fin sea provocar un aborto”.

Esta determinación tan amplia y drástica no consideró la interrupción del embarazo por causas médicas y dejó en una situación de incompatibilidad el sentido común de la medicina con la legislación, más bien pensada en el sentido de no permitir el aborto terapéutico por amplias causas. Curiosamente las dos palabras “cuyo fin” ha sido interpretada por muchos profesionales conservadores como la permisividad para el aborto de Cauda Médica. Sin embargo, ha dado origen a interpretaciones muy particulares, de notoriedad pública, como fue el caso de la mujer con Mola Hidatiforme Incompleta en el Hospital Salvador. La interpretación de algunos connotados teólogos fue hablar de Interrupción del embarazo y No de Aborto, pues no había Mala Intención o Maleficio desde la perspectiva Ética. Esto reveló que la legislación es muy confusa e interpretativa ((11)).

Este ejemplo tal vez dejó en evidencia el contrasentido y la inaplicabilidad de la ley que rige esta materia. Finalmente la mujer fue intervenida con un legrado uterino por el riesgo de la Mola que se describe en todos los libros de la especialidad y que indica su tratamiento con la interrupción del Embarazo Molar, pues  la continuación del embarazo atenta contra la vida de la madre.

Situaciones Médicas que recomiendan la Interrupción del embarazo 

Situaciones en los límites de la Viabilidad Fetal:
Desde un punto de vista legal la extracción de un feto vivo inmaduro no es un aborto si el feto, puede ser cuidado en una Unidad de Tratamiento Intensivo que le ofrecerá mejores condiciones que al interior del útero. Estos casos son muy específicos  y se manejan en cualquier servicio de Obstetricia y Ginecología del país y lo que entra en discusión es el momento de la interrupción y la disponibilidad de plaza en una UTI para la atención del o la R.N.

Casos como estos se pueden presentar en:

  • Enfermedad Metabólica Materna gravemente descompensada y sin respuesta al tratamiento, con retardo severo del Crecimiento Fetal.
  • Síndrome Hipertensivo del Embarazo, severo sin respuesta al tratamiento.
  • Insuficiencia Renal Grave con descompensación materna y fetal.
  • Trombocitopenia Trombótica materna. (90% de Letalidad materna).
  • Monorena trasplantada con rechazo autoinmune del riñón único.
  • Trasplantada de hígado con rechazo agudo del implante.
  • Herpes gestacionale agudo y grave que por sus insoportables en la piel e intratables, llega a desesperación de la madre.
  • Cáncer Cervico Uterino en estadio II o más, para acelerar el tratamiento oncológico específico. El embarazo empeora el pronóstico del Cáncer de cuello en la experiencia del Instituto Nacional del Cancer de Chile (Rev. Obst y Gin., 2004; 4:274-278).
  • Otras patologías de muy baja frecuencia.
     

En la No Viabilidad Fetal ni Materna:
Hay situaciones en las cuales el embrión es francamente patológico y no tiene ninguna posibilidad de sobrevida. En algunos casos, además  está en riesgo la vida de la madre y la no intervención significa la perdida tanto de la madre como del embrión o feto. En general estas situaciones se dan en embarazos por debajo de las 20 a 22 semanas y la mayoría de las patologías ocurren antes de la 10 semanas de embarazo, lo cual no da ninguna alternativa de tiempo para el crecimiento del embrión o del feto y potencial viabilidad extrauterina en una UTI Perinatal.

Casos como estos son:

  • Embarazo ectópico tubario complicado con rotura de la trompa y hemorragia aguda.
  • Embarazo ectópico cornual con riesgo de rotura uterina.
  • Embarazo ectópico Ovárico con inminente riesgo de rotura o ya roto.
  • Mola Hidatiforme.
  • Sepsis materna por rotura del huevo (corioamnionitis) y shock materno.
  • Monorena Transplantada con rechazo de riñón único.
  • Insuficiencia hepática severa y progresiva con ictericia en ascenso.
  • Cáncer de ovario avanzado con indicación de tratamiento radiante.
  • Insuficiencia Renal Crónica en descompensación severa por el embarazo.
  • Otras patologías crónicas de muy baja prevalencia.


FOTO DE UN EMBARAZO TUBARIO ROTO

En la No Viabilidad Fetal por causas Genéticas y Fallas en el desarrollo embriológico:
Son situaciones extremas en las cuales el diagnóstico se hace después de las 14 a 20 semanas y el feto aunque continúe su desarrollo no tiene ninguna alternativa de sobrevivencia antes de nacer o muere al poco tiempo de nacer. La mujer debe ser informada de la situación tanto por razones legales como éticas. Estos casos no pueden ser interrumpidos, en Chile, y si ocurre el profesional y la madre son autores y su familia cómplices, de un delito criminal.

Casos como estos son:

  • Anencefalia.
  • Encefalocele.
  • Monstruosidades: cíclopes y monstruosidades dobles.
  • Agenesia del cuerpo calloso.
  • Agenesia del cerebelo.
  • Gemelos acárdicos.
  • Etc, pues hay muchos casos más que son de muy baja frecuencia.

La ley actualmente vigente no se aplica, pues muchas de la indicaciones de interrupción del embarazo de causa médica, se practican en forma rutinaria, tanto en el sector Público como Privado, más aun en  situaciones de emergencia donde se pone en riesgo la vida de la madre y donde el embrión o feto no tiene ninguna posibilidad de sobrevivencia.

Hoy la medicina en Chile, ya no discute el tema si se debe optar por la vida de la madre o la del feto. Cuando el caso es de discusión netamente médica, y el feto tiene 24 semanas o más, se tiene la alternativa de interrumpir un embarazo con el apoyo y los cuidados de una UTI Perinatal.

Cuando el embrión o feto no es viable y el caso clínico indica que la No interrupción significa una muerte de ambos, pues el embrión o feto no tiene alternativas de esperar viabilidad para ser tratado en una UTI neonatal, la decisión en la mayoría de los casos es la interrupción, dado que la ley es inoperante para proteger a la Sociedad. En ningún caso hay acciones que atenten contra la vida del o la RN. En todos los casos se traslada a una Unidad de tratamiento Intensivo Neonatal, de acuerdo a su disponibilidad, aunque sus expectativas sean nulas.

Se han tabulado las causas de egresos hospitalarios en Chile registradas por el Departamento de Estadísticas del Ministerio de Salud y que corresponden al sector Público y Privado lo que se aprecia en la Tabla N01

Los abortos por causas de Salud corresponden a productos anormales de la Concepción. El embarazo ectópico, la mola hidatiforme y sus respectivas complicaciones, es el 40% de los egresos por aborto de los hospitales chilenos.

El Aborto Médico (O004) es 0,  Chile sería una excepción en el mundo. Sin embargo, las causas por patologías maternas  severas que han obligado a la interrupción del embarazo, seguramente están incluidas en otras clasificaciones. Esto se entiende, pues la legislación actual del artículo 119 de CDS dejaría a muchas mujeres y profesionales en situaciones de delito.

Otro aborto(O005) y Otros productos anormales de la Concepción(O002) que corresponden al 44,7 % del total de egresos, seguramente incluyen los diagnósticos de causales médicas de aborto.

Tabla 1 Egresos hospitalarios por abortos, según la CIE 10 OMS. Chile. 2001 a 2010. DEIS/ MINSAL.

((1)). Bruce M.Carlson Human Embriology & Developmental Biology.Part I chapter 3. Elsvier. España 1999

((2)). Aplin JD The Cell biology of Human Implantation. Placenta 17:269-275,1996

((3)). Proyecto Genoma Humano www.ornl.gov/hgmis/home.html

((4)). Wilcox AJ, Weinberg CR, Baird DD. Timing of sexual intercourse in relation to ovulation effects on the probability of conception, survival of the pregnancy, and sex of the baby. New Engl J Med 333:1517-21, 1995.

((5)). Wilcox AJ, Weinberg, CR, Baird DD. Post-ovulatory ageing of the human oocyte and embryo failure. Human Reproduction 1998; 13: 394-397.

((6)). H. Croxatto. Nociones Básicas sobre la Generación de un Nuevo Ser Humano y sobre la Píldora Anticonceptiva de Emergencia. Folleto. Instituto Chileno de Medicina Reproductiva Marzo ,2001. Acceso por www.pildorademergencia.cl

((7)). OMS. Aborto Provocado. Informe de un grupo científico. Serie de Informes Técnicos N°623,Ginebra,1978.

((8)). R. Molina. Aborto Espontáneo. Cap 16 (222-229) En: Ginecología A. Perez. 2º edición, Ed Mediterraneo .1995

((9)). R. Molina Aborto Inducido. Cap 47 (599-613) En: Ginecología A. Perez. 2º edición, Ed Mediterraneo .1995

((10)). El drama del aborto. En busca de un consenso. Aníbal Faúndez, y José Barzelatto. Editoral LOM, Santiago de Chile , 2007

((11)). C. Valenzuela. Etica Científica del Aborto Terapéutico. Rev. Med. de Chile 2003: 131(562-568)

((12)). Requena M. Aborto Inducido en Chile. Ed. Sociedad Chilena de Salud Pública. 1990

((13)). Molina R. Prevention of Pregnancy in High Risk Women: Community Intervention in Chile. Chapter 2 (57-77) En: EditorsMundigo A,Indriso C. Abortion in the Developing World. WHO. Vistaar Publication London 1999