Cualquier programa de prevención que se implemente debe considerar tres niveles: los niños , adolescentes y jóvenes; la familia y la comunidad.

- En niños, niñas, adolescentes y jóvenes

Estas acciones de prevención deben estar centradas en el fortalecimiento de los factores que pueden protegerlos y ayudarlos a construir positivamente a pesar de las situaciones adversas que puedan ocurrirles. Es lo que se llama resiliencia. De acuerdo a varios autores cinco serían los ámbitos en que se debería trabajar.

  • Fomentar en ellos la autoestima y concepción positiva de sí mismo. Este es un elemento fundamental, ya que es la base del auto-respeto y la posibilidad de pone límites.
  • Desarrollar en ellos la capacidad para averiguar el sentido de la vida, en estrecha relación con la vida espiritual y la fe religiosa que practiquen o crean.
  • Crear redes de apoyo social y la aceptación incondicional del niño o niña, adolescente o joven en cuanto a persona.
  • Desarrollar en ellos aptitudes y el sentimiento de tener algún control sobre la propia vida. Esto les permite tener la certeza de saber como actuar frente a situaciones complejas y entender que, son parte de la vida.
  • Crear climas en que pueda desarrollarse el sentido del humor, la capacidad de poder reír a pesar de la adversidad. En este sentido los establecimientos educacionales y los centros de atención de la infancia, adolescentes y jóvenes deberían ser capaces de realizar talleres para desarrollar estas capacidades.

- En las familias

Las acciones de prevención deberían estar centradas en la pesquisa de familias en riesgo para fomentar en ellas:

  • Conocimiento y utilización de los beneficios sociales a los que puedan acceder.
  • La reciprocidad en las interacciones con los niños y adolescentes.
  • Las experiencias intrafamiliares favorecedoras de autoestima positiva.
  • Las relaciones afectivas de buena calidad, donde puedan demostrarse y expresarse sentimientos.
  • El desarrollo de una mayor plasticidad, es decir, que sean capaces de adaptarse a situaciones nuevas.
  • Enseñanza y aprendizaje de destrezas sociales que les permitan actuar con otras personas de su entorno.
  • Participación en organizaciones sociales, lo que les permite relacionarse con otros frente a intereses comunes y no marginarse del entorno social.

- En la Comunidad

  • Inserción de programas de educación sexual integral desde el nivel de educación de párvulos.
  • Promover programas comunitarios de apoyo psico-social a familias de alto riesgo para prevenir la negligencia, el maltrato y el abandono infantil.
  • Promover programas de prevención del embarazo no deseado en general, y el embarazo adolescente en particular.
  • Desarrollo de acciones recreativas y culturales para niños y niñas, adolescentes y jóvenes de alto riesgo, con cierta regularidad.
  • Implementación de espacios colectivos para el desarrollo de habilidades de crianza y estimulación en los padres y madres en riesgo.
  • Habilitación de agentes comunitarios que puedan hacer seguimiento a las familias de alto riesgo.
  • Capacitar a educadores en nociones básicas, tendientes a la prevención del abuso sexual en escolares, incorporando la perspectiva de género y respeto entre los sexos y los derechos del niño y adolescente.
  • Mejorar el nivel educacional de los futuros padres en especial de la madre adolescente.
  • Mejorar la comunicación y educación hacia la comunidad acerca de los factores de riesgo que puedan favorecer el abuso sexual (presencia de figuras parentales sustitutas inadecuadas, alcoholismo de las figuras parentales).
  • Incorporar programas de prevención del abuso sexual en la comunidad. ((30,48,53,54,55,56))

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 0.0

((1)). Fergusson D, Childhood sexual Abuse and Psychiatric Disorder in Young Adulthood. I Prevalence of sexual abuse and factors associated with sexual abuse. J Am Acad Adolesc Psychiatry, 1996; 34(10):1355-64.

((2)). Finkelhor D, Epidemological Factors in the Clinical Identification of Child Sexual Abuse. Child Abuse and Neglect, 1996; 17:67-70.

((3)). Anuarios del Servicio Médico Legal, Servicio Médico Legal. Stgo. 1981 a 2005

((4)). Florenzano R., Pino P., Kaplán M y Burrows J., Frecuencia de Maltrato Infantil y Sexual en Escolares de Santiago de Chile: Antecedentes Familiares y Consecuencias. Rev Psiquiatría,1995; (12)2:60-66,1995.

((5)). Halpersin D, Prevalence od child abuse among adolescents in Geneva: results of a cross sectional survey, B. M..J. 1996; 312 (7042):1326-1329.

((6)). Jon Mc Clellan, Age of onset of sexual abuse: Relationship to sexually impropriate behaviors ,J. Am. Acad. Adolesc Psychiatry ,1996;34:10.

((7)). Kempe R.S. y Kempe H., The Common Secret:Sexual Abuse in Childhood and Adolescents, New York W H Freeman,1984

((8)). Sexual Assault of Young Children as Reported to Law Enforcement: Victim, Incident and Offender Characteristics, Oficina de Estadisticas Judiciales del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, 2000.

((9)). SERNAM. Encuesta nacional de victimizacion por violencia intrafamiliar y delitos sexuales 2008

((10)). Informe Final. Unicef, Universidad Diego Portales. Niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos sexuales, en el marco de la reforma procesal penal. 2006.

((11)). Fiscalía. Boletin Estadistico Fiscalía Nacional 2014

((12)). Ministerio de Justicia, Estadísticas Nacionales de Delitos Sexuales, 2005

((13)). Nahuelpan E, Varas J. La violencia de género en Chile, periodo 2000-2010. Una reflexión a partir del análisis de las agresiones sexuales constatadas en el Servicio Médico Legal. Abril 2011. Disponible en: http://www.sml.cl/proyectos/estadistica/documentos/violencia

((14)). Ministerio de Salud de Chile, DEIS, Estadísticas de atenciones de urgencia.

((15)). Holmes M, Resnick H, Kilpatrick D, Rape-reñated pregnancy: Estimates and descriptive characteristics from a national sample of women, Am J Obstet Gynecol, 1996, 175 (5):320-325

((16)). Organización Mundial de la Salud.. Violencia contra la mujer: violencia de pareja y violencia sexual contra la mujer. Nota descriptive N0 239. Actualización de septiembre de 2011. Ginebra, 2011.

((17)). Organización Panamericana de la Salud. Comprender y abordar la violencia sexual contra las mujeres. WHO/RHR/12.37. Washington DC: OPS,2013

((18)). Código del Trabajo de Chile. Artículo 2 Modificado por Ley 20.005 , 2005

((19)). Patsilí Toledo. Ley Nº 20.005 sobre Acoso Sexual en Chile.2015.

((20)). Código Penal Chileno . Ultima revisión a 14 junio 2016

((21)). Observatorio contra el Abuso Callejero. http://www.ocacchile.org/

((22)). Kilpatrick DG, Best CL, Veronen LJ, Amick AE, Villeponteaux LA, Ruff GA. J Mental health correlates of criminal victimization: a random community survey.Consult Clin Psychol.1985, Dec;53(6):866-73.

((23)). Brown J, Cohen P, Johnson JG, Smailes EM. Childhood abuse and neglect: specificity of effects on adolescent and young adult depression and suicidality. J Am. Acad Child Adolesc Psychiatry. 1999 Dec;38(12):1490-6. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10596248

((24). Kaltiala-Heino R, Fröjd S, Marttunen M.Kaltiala-Heino R, Fröjd S, Marttunen M. Sexual harassment and emotional and behavioural symptoms in adolescence: stronger associations among boys than girls. Soc Psychiatr Epidemiol. 2016 May 26. Soc Psychiatry Psychiatr Epidemiol. 2016 May 26.

((25)). de Lijster GP, Felten H ,Kok G, Kocken PL. Effects of an interactive School-Based Program for preventing Adolescents Sexual Harassment: A Cluster - Ramdomized Controlled Evaluation Study. J Youth Adolesc. 2016 May; 45 (5): 874-86

((26)). Dirección Jurídica . Universidad de Chile . Propuesta de medidas para optimizar las investigaciones disciplinarias sobre acoso laboral y sexual al interior de la Universidad de Chile. 26.04.2016, Documento 00458. Consejo Universitario sesión del 21 de junio 2016.

((27)). Carr, J.L., & Ward, R.L. Guidelines Position Statement on Preventing Sexual Violence on College and University Campuses (2006). ACHA Campus violence white paper. NASPA Journal, 43 (2), 380-409. https://www.acha.org/documents/resources/guidelines/ACHA_StatementPreventing_Sexual_Violence_Dec2011.pdf

((28)). Browne A, Filkelhor D, Impact of Child Sexual Abuse: A review of the Research. Psychological Bulletin, ( 99);1:66-77,1986

((29)). Cahill C, Llewelyn P, L. and Pearson C., Long-term effects of sexual abuse which occurred in childhood: Areview. British Journal of Clinical Psychology,(30):117-130,1991

((30)). Cartwright P. Reported sexual assault in Nashville-Davidson County,Tennessee, 1980 to 1982. Am Obstet Gynecol, 1986; 1064-2068

((31)). Cosentino C, Meyer-Balhlburg H, Alpert J, Gaines R, "Sexual behavior problems and psychopathology symptoms in sexually abused girls", J Am Child Adolesc Psychiatry. 1995; 43:1033-1042.

((32)). Courtois C, The incest experience and its aftermaths. Victimology: An International Journal,1979; (4)4:337-347

((33)). López, Prevalence and sequelae of childhood sexual abuse in Spain, Child Abuse Negl, Sep. 1995; (19)9:1034-1050

((34)). Massie M. Johnson S, The importance of recognizing a history of sexual abuse, Journal of Adolescent Health Care, 1989;10:184-191

((35)). Fortenberry J.D, Hill R., Sister-sister Incest as a manifestation of multigenerational sexual abuse, Journal of Adolescent Health Care, 11986;7:202-204

((36)). González E, Molina T, Toledo V, Luengo X, Molina C, Molina R., Violación intra y extrafamiliar en adolescentes: Variables personales y familiares seleccionadas. Rev de la Soc Chil de Obstet y Ginecol Infantil y Adolesc, 1997;(4)1:13-21

((37)). Molina R, González E, Estudio caso-control de adolescentes embarazadas producto de una violación, Informe Final Proyecto M2909/8813 DTI,1989

((38)). Molina R, González E, Sandoval J, Gutiérrez X, Embarazo en adolescentes producto de una agresión sexual: alto riesgo obstétrico y perinatal, Rev de la Soc Chil de Obstet y Ginecol Infantil y Adolesc. 1995; (2)3:74-82

((39)). Mannarino A, Cohen J, Smith J, Moore-Motily S, Six and twelve month follow-up of sexually abused girls, J Interpers Violence,1991; 6:494-511

((40)). McGillivray A, Expanding the narrative of child sexual abuse, The International Journal of Children, 1994; 2:67-79

((41)). Rone E, Moya G, Aspectos generales y psicopatológicos del abuso sexual en niños, Rev Chil de Pediatría, 1989; (60)2:71-75

((42)). Gray N., Valenzuela A, Abuso Sexual en Adolescentes: Estudio descriptivo sobre violación e incesto en mujeres estudiantes de la Región Metropolitana, Colectivo Mujer, Salud y Medicina Social, Comusams, Achnu,1995

((43)). Montero de Sánchez N, La familia del niño víctima de abuso sexual, Rev Niños, 1991, (26):73:60-70

((44)). González Electra, Ximena Luengo, Fresia Caba, Temistocles Molina, El contexto sociofamiliar de los hijos de madres adolescentes cuyos embarazos fueron consecuencia de violación, Cuad Med Soc, vol XL (2):25-32, 1999

((45)). González Electra, Barros L, Galvez I, Nuyens D, et als., Sexualidad y relaciones de pareja en la vida de mujeres que sufrieron violación en su niñez o adolescencia. Rev Chil Obst y Gin Infantil y Adolescencia, 8 (1):9-18, 2001

((46)). San Filippo, Joseph S.M D y Schekler Kenneth N.M D ,"Identifying the sexually pre-adolescent girl", Pediatric Annals 15(8), August 1986

((47)). Schuman D, False accusations of physical and sexual abuse, Bull Am Acad Psychiatry Law, 1986; (14)1

((48)). Sadoff R, Sexual Violence, Bull New York Acad Med, 1986; 466-476.

((49)). Williams L, Recovered memories of sexual abuse: Scientific Research and Scholary Resources,1996

((50)). Electra González, Temistocles Molina, Factores asociados al proceso de denuncia en adolescentes victimas de violacion, Cuad Med Soc, 2008, 46(2):125-133

((51)). Montero de Sánchez, Los menores como víctimas de abuso sexual, Rev Niños, 1989;(26)68:21-23

((52)). Electra González, Abusos sexuales: Factores predictivos de riesgo, En: Salud Sexual y Reproductiva en la Adolescencia, cap 45, pag 610-622, 2003, Editorial Mediterráneo

((53)). Beitchman J. A review of the long-term effects of child sexual abuse, Child Abuse and Neglect (16):101-118,1992

((54)). Fernández H, Souza D, Propuesta para una mayor protección de la víctima en los delitos de abuso sexual infantil, Doc., N° 34065, INN, SENAME, 1993

(55)). Minshew D, Hooper C, The Adoptive Family as a Resource for Sexual Abused Children,1989

((55)) Electra González, Abuso sexual y violacion, En: Recomendaciones para la atención integral de salud de los y las adolescentes con énfasis en Salud Sexual y reproductiva, pag. 40-43, 90-91, Serie OPS/FNUAP N° 2, 2000..