Al describir a los y las adolescentes en cuanto a las características generales de cada área de desarrollo, se debe considerar algunos factores específicos que marcan diferencias, algunos de los cuales se mencionan brevemente a continuación((5,6)):

  • Sexo y género.
  • La ubicación geográfica
  • El nivel Socioeconómico
  • Las diferencias étnico culturales
  • Los Antecedentes Biográficos.

Sexo y Género

El termino género hace referencia a la dimensión sociocultural, mientras que el sexo hace referencias a la dimensión biológica de ser varón o mujer. Los y las adolescentes presentan diferencias en estas dimensiones, por ejemplo:

  • Los ritmos de crecimiento son distintos y el desarrollo no se produce en las mismas edades.
  • Hay marcadas diferencias de género en las normas de crianza, en muchas sociedades.
  • Existen conductas que se presentan en una mayor prevalencia en adolescentes varones, tales como por ejemplo: el consumo de tabaco, alcohol y la violencia, aunque hoy las estadísticas recientes muestran cada vez menos diferencias.
  • La deserción escolar por embarazo es un problema que afecta mayormente a las mujeres adolescentes, mientras que la mortalidad por accidentes y conductas violentas tienen aun predominancia masculina, pero con importante aumento en el campo femenino.

Ubicación geográfica (urbano, rural)

Los y las adolescentes de las grandes ciudades tienen más alternativas para optar por hábitos, conductas o sistemas de vida diferentes. Los habitantes de sectores rurales tienen posibilidades restringidas, y por ello, conductas más predecibles y probablemente con menor influencia foránea, ya que se desarrollan más apegados a las costumbres de su comunidad. Existe por otra parte a nivel rural, menos posibilidades reales de acceso al desarrollo educativo y a redes de apoyo en salud, así como en otras áreas.

Nivel Socioeconómico

El acceso a distintas alternativas educacionales, sociales y económicas, condiciona las conductas de los adolescentes. Se describe que en el nivel socioeconómico bajo, las limitaciones para una buena nutrición y la mayor exposición a enfermedades afectan el desarrollo adolescente. Cabe preguntarse si en estos jóvenes existe o no la adolescencia, pues en muchos casos deben asumir precozmente la responsabilidad y la conducta de adulto para contribuir al ingreso familiar. La posibilidad de acceder a actividades educativas para optar al desarrollo de un oficio y profesión son restringidas en el nivel socio económico más desvalido, lo mismo que a nivel rural.

Diferencias étnico-culturales

Cada cultura con sus costumbres y herencias determina en alguna forma cómo se protagoniza esta etapa, diferencias que deben ser respetadas. Es conocido el hecho que en algunas culturas primitivas sólo bastaba una ceremonia para pasar de niño a adulto. En algunos países desarrollados los y las adolescentes ya no viven en su hogar y en el nuestro, hasta ahora en general, se van del hogar sólo al momento de formar una nueva familia.

Antecedentes biográficos

Un individuo es adolescente como fue de niño y será adulto como fue de adolescente. El bagaje biográfico da los matices a cada individuo. Esto obliga a no perder de vista que, si bien existen características en común para todos los y las adolescentes, el sello individual o personal es lo que identifica a cada uno de ellos.

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 5.0

((1)). Grupo de estudio OMS acerca de los jóvenes y la salud para todos en el año 2000. La salud de los jóvenes un desafío para la sociedad. Ginebra: OMS; 1986. Serie de informes técnicos 731

((2)). Anthony D, Brazier C. La adolescencia: Una época de oportunidades. Nueva York: UNICEF; 2011. Estado Mundial De La Infancia 2011.

((3)). Breinbauer C. Jóvenes: opciones y cambios, promoción de conductas saludables en los adolescentes. Washington DC: OPS; 2008.

((4)). Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Estrategia del PNUD para la Juventud 2014-2017, Juventud empoderada, futuro sostenible. Nueva York: PNUD; 2014

((5)). Luengo X. Características de la adolescencia normal. En: Molina R, Sandoval J, González E, editores. Salud Sexual y Reproductiva en la Adolescencia. Santiago: Mediterráneo; 2003. p.16-23.

((6)). Hayes B, Burdiles P, Narváez P. Programa nacional de salud integral de adolescentes y jóvenes. Plan de acción 2012-2020. Santiago: Departamento de ciclo vital, Ministerio de Salud de Chile; 2012.