Como ya se esbozó anteriormente, no todas las adolescentes se comportan de igual forma frente a la indicación de un anticonceptivo ((1)). De acuerdo a su experiencia reproductiva previa y las 3 características  relacionadas con la conducta sexual se pueden clasificar en tres grandes grupos.

El coito esporádico es una característica del inicio de la vida sexual, pero sin convivencia. La frecuencia coital es muy variable e irregular, lo que contribuye a menor continuidad en el uso de los MAC y de los controles de salud.

En la adolescencia y juventud la frecuencia coital puede ser muy alta en cortos períodos, combinada con largos períodos de abstinencia, durante los cuales abandonan el uso de los MAC. Especialmente de aquellos de uso diario y de responsabilidad individual. Esta característica es muy evidente en el Grupo A y con menor preponderancia en los Grupos B y C.

Relación de pareja débil. El concepto de monogamia o de pareja única es percibido en forma diferente a la pareja adulta y casada, para los cuáles es clarísimo lo que significa monogamia. Sin embargo para el adolescente o joven:  Es monogamia ¿la pareja de hace una semana, un mes, 6 meses, un año?. Para algunos, pareja única significa una relación de pareja a la vez; para otros es sólo una pareja durante la actividad sexual y para otros es la última pareja existente, sin considerar el factor tiempo.

Los riesgos de SIDA, por ejemplo, en adolescentes se relacionan con el concepto de pareja única, pero sin considerar el factor tiempo. Por lo tanto el concepto de riesgo de adquirir una ITS o SIDA o de tener una mayor fertilidad,  asociado al concepto de número de parejas debe ser expresado en un lenguaje directo asertivo y sin lugar a interpretaciones.

El concepto de pareja conocida es muy claro para los adultos y casados. Para un adolescente puede ser un término interpretativo. Conocida/o de ¿Quién?, ¿Del o la adolescente o joven?, ¿de un pariente?, ¿de un amigo?, ¿Conocida del día de ayer, semana pasada, mes pasado?.

El tema de la relación sexual con la pareja casual o esporádica, generalmente es conocida anteriormente ya sea directa o indirectamente. Conocida en un concepto de haberla/o visto previamente o de conocer antecedentes de su quehacer diario o actividad o relaciones sociales pero no de sus contactos sexuales previos. ¿Con cuál pareja se debe usar condón?. ¿Sólo con la que conocí ayer o de hace una semana?. Este concepto de riesgo se debe expresar en forma clara y precisa. El riesgo es de todos y con cualquier pareja, para adolescentes/jovenes cuya relación de pareja incluye el coito como parte de sus relaciones interpersonales. Es por ello que indiferentemente del método anticonceptivo en uso, se recomienda usar siempre  condón. Condón siempre Condón. ((8))

Esta característica es muy evidente en el Grupo A, menos en el Grupo B y con menor preponderancia en el Grupo C. Sin embargo en adolescentes sin convivencia estable legal o informal esta característica es muy importante en el éxito o fracaso del uso de MAC.

La Fertilidad No Probada es una condición que limita el uso de alguno anticonceptivos que por sus complicaciones podrían afectar el futuro de la fertilidad. Es el caso de los Dispositivos intrauterinos en el Grupo A, que se asocia a una mayor riesgo relativo de procesos inflamatorios pelvianos que inciden en aumentar el riesgo de infertilidad de causa tubaria, cervical y el embarazo ectópico. En el caso de algunos inyectables de depósito de larga duración, como es la Depomedroxipregesterona, que producen alta tasa de amenorrea o afectan el metabolismo óseo en una fase de crecimiento. El riesgo de infertilidad futura en este Grupo A, crea mayor incertidumbre en las usuarias. En el caso del Grupo B, la fertilidad ha sido parcialmente probada por el antecedente de haber alcanzado un embarazo pero no un Recién Nacido Vivo. En tanto que el Grupo C, tiene ya su fertilidad probada ((8)).

A partir de este esquema funcional, la experiencia clínica del Centro de Medicina y Desarrollo Integral del Adolescente (CEMERA), ha mostrado que los requisitos, indicaciones y contraindicaciones de uso de métodos anticonceptivos para adolescentes de los grupos B y C son iguales a las que se manejan tradicionalmente para adultos.

 

((1)). Molina R. . Anticoncepción en la Adolescencia. En: Salud sexual y Reproductiva en la Adolescencia. 768-782, 2003. Editores. Molina R., Sandoval J., González E. . Editorial Mediterráneo. Santiago, Chile.

((2)). Blum W. R. Necesidades en Salud sexual y anticoncepción en adolescentes con enfermedades crónicas incapacitantes. Rev Ch. de Obstet y Ginecol Ifantil y de la Adolescencia, 1994 1: 3, 89-92.

((3)). CEMERA. Chilean Clinic Serves more than Medical Needs NETWORK, Family Health International, 1993 14: 2, 26-27.

((4)). Kautnitz A M. Contraception for adolescent patient. Int. J. Fert. Women Med.,1997 ; 42:30‑38.

((5)). Kleincsek M., Aravena R., Orostegui I., Unger G., ETS SIDA: Discursos y conductas sexuales de las chilenas y los chilenos. EDUK. Editorial America. Santiago, Chile. 1996.

((6)). Woodward K ." Anticoncepción durante la adolescencia" En: La Salud del Adolescente y el Joven en las Américas. Publicación Científica N1 489 Organización Panamericana de la Salud. 1985.

((7)). Woodward K., Silber T. J. " Anticoncepción " En: La Salud del Adolescente y del Joven. Publicación Científica N1 552. Organización Panamericana de la Salud 1995.

((8)). Molina R. Anticoncepción . Guia Práctica. Editorial Mediterraneo Santiago Chile , 31 edición, Julio 1996.

((9)). Diaz S. Ortiz M.E., Croxatto H.B., Studies on the duration of ovum transport by human oviduct. Am.J.Obstet. Gynec. 1980; 137: 116-123.

((10)). Shain R.H. and Pauerstein Editors. Fertility Control Biological and Behavioral aspects. Harper and Row. Hagerstown. Md., 1980.

((11)). Sandoval J., Meneses R., Luengo X., Molina R. Características generales de las adolescentes nulíparas que ingresaron a control de planificación familiar.II congreso Chileno de Obstetricia y Ginecología Infanto Juvenil. 1996, Nov.

((12)). FONDECYT. Molina R. Ojeda J. M. Perfil del comportamiento celular del cuello uterino en adolescentes con vida sexual activa. Proyecto CEMERA, Unidad de Virologia y Dep. Obst‑Ginec. 1993-1995.

((13)). David B. Thomas. The Who Collaborative study of neoplasia and steroid contraceptives: The influence of combined contraceptives on risk of neoplasms in developing and developed countries contraception 1991 (43) 695-710.

((14)). Harel Z. Biro F.M., Kollar L.M. et al. Adolescent's reasons for and experience after discontinuation of the long acting contraceptives Depo‑Provera and Norplant. J. Adolesc. Health 1996; 19 : 118-123.

((15)). World Health Organization. "Facts about once a month injectable contraceptives: Memorandum from a WHO meeting", 1993. 71: 6, 657-820.

((16)). Molina R, Sandoval J.,Montero A., Oyarzun P.,Molina T., Gonzalez E., Comparative Performance o fan Inyectable Contraceptive(50 mg norethisterone Enanthate Plus 5 mg Estradiol Valerate) and a Combined Oral Contraceptive (0.15 mh Levonorgestrel plus 0.03 mg Ethinyl Etradiol) in Adolescents. J. Pediatric Adolesc Gynecol 2009 22: 25-31

((17)). Berenson A.B., Wiemann C.M., Rickerr V.I et al. Contraceptive outcomes among adolescents prescribed Norplant implants versus oral contraceptives after one year of use. An J. Obstetetrics and Gynecology.1997; 176: 586-592.

((18)). R Molina ,Gonzalez C.,Sandoval J., and Gonzalez E. Family Planning and Adolescent pregnancy. Best Practice /research Clinical Obstetrics and Gyneacology 24 (2010) 209-222

((19)). Markus J Steiner,Laureen M Lopez, David A Grimmes , Linan Cheng et al .Sino-imoplant II a levonorgestrel-releasing two-rod implant: systematic review of vthe randomized controlled trial. Contraception ,2010, 81: 197-201.