Dado que el uso de anticonceptivos por un o una menor de edad o un/a joven es un tema muy sensible y que existe además, alto grado de desconocimiento, se genera en forma espontánea una serie de supuestos que de tanto repetirlos se transforman en verdades axiomáticas.

Los mitos y creencias relacionados al tema fueron tratados en el capítulo anterior de este módulo.

Por otro lado, las madres o padres adolescentes o jóvenes nos relatan, que de haber estado instruidos y conocer de la existencia de un Centro o un lugar donde solicitar atención, sí habrían solicitado ayuda y prevenido el embarazo. Sin embargo, los adolescentes y jóvenes de ambos sexos en el primer coito usan poco los anticonceptivos, aunque los conozcan y tengan acceso a ellos. Las razones de No Uso se pueden resumir como:

  1. Coito No Esperado. El uso de anticonceptivos en el primer coito es de baja frecuencia. En nuestra experiencia con jóvenes universitarios hace 10 años, no más de 10% habían usado un anticonceptivo en la primera relación sexual, hoy el 46 % de los adolescentes y jóvenes lo usan en su primera relación , aunque aun es muy bajo.
  2. No esperaba el embarazo. Esto ya se explicó en los mitos y creencias. En general no se asume como un riesgo personal. Son situaciones que "le ocurren a otros".
  3. Falta de disponibilidad de Anticonceptivos. En general ,los jóvenes tienen mayores barreras para el acceso y uso de anticonceptivos, que la población adulta. Los anticonceptivos existentes en el mercado han sido diseñados para adultos. La investigación de métodos anticonceptivos en adolescentes es casi inexistente. Las investigaciones están enfocadas más bien en aceptabilidad y continuidad de uso de los actuales anticonceptivos.
  4. Falta de información acerca de los anticonceptivos. Falsas creencias de riesgo inexistentes.
  5. El Uso Afecta el placer y las relaciones románticas. Este hecho se da, en la conducta adolescente y juvenil. Relatan que la relación de pareja es sentida con interferencia, cuando se usa un elemento artificial en la relación sexual. Para otros ,el uso previo de un anticonceptivo es un signo de búsqueda programada del coito y los perciben con gran carga de culpabilidad moral. Aparentemente se asume que la espontaneidad es la causa de la ocurrencia de un hecho involuntario, que se da casi en un contexto de azar. Este hecho tal vez, sea lo más importante en la conducta adolescente que explique la falta de uso y la discontinuidad al no tener una vida sexual regular como ocurre con el adulto con pareja permanente. ((7))

((1)). Molina R. . Anticoncepción en la Adolescencia. En: Salud sexual y Reproductiva en la Adolescencia. 768-782, 2003. Editores. Molina R., Sandoval J., González E. . Editorial Mediterráneo. Santiago, Chile.

((2)). Blum W. R. Necesidades en Salud sexual y anticoncepción en adolescentes con enfermedades crónicas incapacitantes. Rev Ch. de Obstet y Ginecol Ifantil y de la Adolescencia, 1994 1: 3, 89-92.

((3)). CEMERA. Chilean Clinic Serves more than Medical Needs NETWORK, Family Health International, 1993 14: 2, 26-27.

((4)). Kautnitz A M. Contraception for adolescent patient. Int. J. Fert. Women Med.,1997 ; 42:30‑38.

((5)). Kleincsek M., Aravena R., Orostegui I., Unger G., ETS SIDA: Discursos y conductas sexuales de las chilenas y los chilenos. EDUK. Editorial America. Santiago, Chile. 1996.

((6)). Woodward K ." Anticoncepción durante la adolescencia" En: La Salud del Adolescente y el Joven en las Américas. Publicación Científica N1 489 Organización Panamericana de la Salud. 1985.

((7)). Woodward K., Silber T. J. " Anticoncepción " En: La Salud del Adolescente y del Joven. Publicación Científica N1 552. Organización Panamericana de la Salud 1995.

((8)). Molina R. Anticoncepción . Guia Práctica. Editorial Mediterraneo Santiago Chile , 31 edición, Julio 1996.

((9)). Diaz S. Ortiz M.E., Croxatto H.B., Studies on the duration of ovum transport by human oviduct. Am.J.Obstet. Gynec. 1980; 137: 116-123.

((10)). Shain R.H. and Pauerstein Editors. Fertility Control Biological and Behavioral aspects. Harper and Row. Hagerstown. Md., 1980.

((11)). Sandoval J., Meneses R., Luengo X., Molina R. Características generales de las adolescentes nulíparas que ingresaron a control de planificación familiar.II congreso Chileno de Obstetricia y Ginecología Infanto Juvenil. 1996, Nov.

((12)). FONDECYT. Molina R. Ojeda J. M. Perfil del comportamiento celular del cuello uterino en adolescentes con vida sexual activa. Proyecto CEMERA, Unidad de Virologia y Dep. Obst‑Ginec. 1993-1995.

((13)). David B. Thomas. The Who Collaborative study of neoplasia and steroid contraceptives: The influence of combined contraceptives on risk of neoplasms in developing and developed countries contraception 1991 (43) 695-710.

((14)). Harel Z. Biro F.M., Kollar L.M. et al. Adolescent's reasons for and experience after discontinuation of the long acting contraceptives Depo‑Provera and Norplant. J. Adolesc. Health 1996; 19 : 118-123.

((15)). World Health Organization. "Facts about once a month injectable contraceptives: Memorandum from a WHO meeting", 1993. 71: 6, 657-820.

((16)). Molina R, Sandoval J.,Montero A., Oyarzun P.,Molina T., Gonzalez E., Comparative Performance o fan Inyectable Contraceptive(50 mg norethisterone Enanthate Plus 5 mg Estradiol Valerate) and a Combined Oral Contraceptive (0.15 mh Levonorgestrel plus 0.03 mg Ethinyl Etradiol) in Adolescents. J. Pediatric Adolesc Gynecol 2009 22: 25-31

((17)). Berenson A.B., Wiemann C.M., Rickerr V.I et al. Contraceptive outcomes among adolescents prescribed Norplant implants versus oral contraceptives after one year of use. An J. Obstetetrics and Gynecology.1997; 176: 586-592.

((18)). R Molina ,Gonzalez C.,Sandoval J., and Gonzalez E. Family Planning and Adolescent pregnancy. Best Practice /research Clinical Obstetrics and Gyneacology 24 (2010) 209-222

((19)). Markus J Steiner,Laureen M Lopez, David A Grimmes , Linan Cheng et al .Sino-imoplant II a levonorgestrel-releasing two-rod implant: systematic review of vthe randomized controlled trial. Contraception ,2010, 81: 197-201.