El tema de anticoncepción esta inmerso en el programa de planificación familiar, y este a su vez como una parte de lo que se denomina paternidad responsable. La paternidad responsable esta relacionada con la decisión de la pareja de elegir el mejor momento para recibir a sus hijos, evitando así embarazos no deseados.

El rol de padre es complejo. Los niños necesitan de la protección materna y paterna en su desarrollo, que va desde la completa dependencia hasta la autonomía. Este rol requiere asumir diversas tareas y compromisos lo que implica 24 hrs. diarias de dedicación durante muchos años.

La  mayor parte de los adolescentes y jóvenes no dimensionan la magnitud de la responsabilidad de ser padres, debida a su escasa experiencia de vida. Existen en Chile un alto porcentaje de adolescentes que se embaraza fuera de una unión sólida con su pareja y esa vivencia no ha sido lo mejor que les a ocurrido.

Los adolescentes y jóvenes que se enfrentan a la situación de ser padres, atraviesan por una serie de problemas: hijos no deseados, desorganización familiar, abortos, matrimonios forzados, deserción escolar, frustración de sus planes, desajuste económico, vivienda insuficiente, poco cuidado y poca atención a hacia sus hijos, problemas emocionales en la familia, mala salud de la madre y/o el hijo, ocasionando muchas veces una profunda crisis con ellos mismos, con su medio social y familiar. ((5,6))

Generalmente estos jóvenes se embarazan porque no están informados, ni conscientes de las consecuencias y riesgos que ello implica. O, bien no cuentan con la voluntad necesaria para resistir las presiones y demandas que los llevan a iniciar relaciones sexuales, cuando realmente no están preparados. ¿Qué hacer ante esta realidad?

La técnica mas efectiva en el proceso enseñanza aprendizaje es el ejemplo que dan los padres y profesores, ya que son las instancias mas cercana a los  niños, adolescentes y jóvenes y estos imitan esos modelos. Por ello es importante también manejar la anticoncepción desde un punto de vista de la “paternidad responsable”, de la forma como lo están enfrentando como padres y profesores, siendo congruentes con sus conductas y actitudes, Así tendrán mayores probabilidades de obtener mejores resultados frente a la toma de decisiones responsables de un inicio de actividad sexual.

Estos conceptos de paternidad responsable obliga a que como padres y profesores deben prepararse para impartir educación sexual oportuna, correcta y adecuada al nivel físico, mental y emocional del niño, adolescente y joven. Esta educación debe contener siempre aspectos formativos y estar encaminados a crear responsabilidad hacia la actividad procreadora.

Podemos decir que la paternidad responsable tiene múltiples efectos positivos para toda la familia, porque compromete a la pareja en la toma de decisiones, evita el embarazo no deseado, facilita el embarazo deseado, modifica los intervalos de la legada de los hijos, lo que favorece a la salud de la madre, evita el aborto, mejora las condiciones de vida, la distribución de los recursos materiales y disminuye entre otras cosa la morbilidad y mortalidad materna e infantil. Este enfoque de responsabilidad también es valida para los adolescentes y jóvenes que inician una actividad sexual, cuando no están en condiciones de asumir una maternidad y paternidad dado que ellos aun no han logrado su total independencia y madurez para enfrentar la llegada de hijos, con los riesgos que ello implica.

Estas razones llevan a proponer alternativas de métodos para planificar la familia en el caso de las parejas estables; y, en el caso de los adolescentes y jóvenes, con las características propias de su edad, para aquellos que han iniciado actividad sexual y/o se encuentran en riesgo de embarazo, ofrecerles como alternativa la anticoncepción a través del uso métodos anticonceptivos. ((7))

((1)). Molina R. . Anticoncepción en la Adolescencia. En: Salud sexual y Reproductiva en la Adolescencia. 768-782, 2003. Editores. Molina R., Sandoval J., González E. . Editorial Mediterráneo. Santiago, Chile.

((2)). Blum W. R. Necesidades en Salud sexual y anticoncepción en adolescentes con enfermedades crónicas incapacitantes. Rev Ch. de Obstet y Ginecol Ifantil y de la Adolescencia, 1994 1: 3, 89-92.

((3)). CEMERA. Chilean Clinic Serves more than Medical Needs NETWORK, Family Health International, 1993 14: 2, 26-27.

((4)). Kautnitz A M. Contraception for adolescent patient. Int. J. Fert. Women Med.,1997 ; 42:30‑38.

((5)). Kleincsek M., Aravena R., Orostegui I., Unger G., ETS SIDA: Discursos y conductas sexuales de las chilenas y los chilenos. EDUK. Editorial America. Santiago, Chile. 1996.

((6)). Woodward K ." Anticoncepción durante la adolescencia" En: La Salud del Adolescente y el Joven en las Américas. Publicación Científica N1 489 Organización Panamericana de la Salud. 1985.

((7)). Woodward K., Silber T. J. " Anticoncepción " En: La Salud del Adolescente y del Joven. Publicación Científica N1 552. Organización Panamericana de la Salud 1995.

((8)). Molina R. Anticoncepción . Guia Práctica. Editorial Mediterraneo Santiago Chile , 31 edición, Julio 1996.

((9)). Diaz S. Ortiz M.E., Croxatto H.B., Studies on the duration of ovum transport by human oviduct. Am.J.Obstet. Gynec. 1980; 137: 116-123.

((10)). Shain R.H. and Pauerstein Editors. Fertility Control Biological and Behavioral aspects. Harper and Row. Hagerstown. Md., 1980.

((11)). Sandoval J., Meneses R., Luengo X., Molina R. Características generales de las adolescentes nulíparas que ingresaron a control de planificación familiar.II congreso Chileno de Obstetricia y Ginecología Infanto Juvenil. 1996, Nov.

((12)). FONDECYT. Molina R. Ojeda J. M. Perfil del comportamiento celular del cuello uterino en adolescentes con vida sexual activa. Proyecto CEMERA, Unidad de Virologia y Dep. Obst‑Ginec. 1993-1995.

((13)). David B. Thomas. The Who Collaborative study of neoplasia and steroid contraceptives: The influence of combined contraceptives on risk of neoplasms in developing and developed countries contraception 1991 (43) 695-710.

((14)). Harel Z. Biro F.M., Kollar L.M. et al. Adolescent's reasons for and experience after discontinuation of the long acting contraceptives Depo‑Provera and Norplant. J. Adolesc. Health 1996; 19 : 118-123.

((15)). World Health Organization. "Facts about once a month injectable contraceptives: Memorandum from a WHO meeting", 1993. 71: 6, 657-820.

((16)). Molina R, Sandoval J.,Montero A., Oyarzun P.,Molina T., Gonzalez E., Comparative Performance o fan Inyectable Contraceptive(50 mg norethisterone Enanthate Plus 5 mg Estradiol Valerate) and a Combined Oral Contraceptive (0.15 mh Levonorgestrel plus 0.03 mg Ethinyl Etradiol) in Adolescents. J. Pediatric Adolesc Gynecol 2009 22: 25-31

((17)). Berenson A.B., Wiemann C.M., Rickerr V.I et al. Contraceptive outcomes among adolescents prescribed Norplant implants versus oral contraceptives after one year of use. An J. Obstetetrics and Gynecology.1997; 176: 586-592.

((18)). R Molina ,Gonzalez C.,Sandoval J., and Gonzalez E. Family Planning and Adolescent pregnancy. Best Practice /research Clinical Obstetrics and Gyneacology 24 (2010) 209-222

((19)). Markus J Steiner,Laureen M Lopez, David A Grimmes , Linan Cheng et al .Sino-imoplant II a levonorgestrel-releasing two-rod implant: systematic review of vthe randomized controlled trial. Contraception ,2010, 81: 197-201.