El proceso educativo, debe estar centrado en el alumno como actor principal en la búsqueda activa de respuestas fundamentadas, a sus propios conflictos y necesidades, poniendo en práctica así, el principio metodológico del aprendizaje en la acción.  Naturalmente, que una metodología de este tipo, enriquece y dinamiza el proceso formativo ((16)).

La Educación Sexual no debe transformarse, sólo en la monótona tarea de dar sermones, consejos y advertencias sobre lo que debiera ser o hacerse en materia de sexo, sino también acerca de lo que es y se hace.  Se cree ingenua o hipócritamente, que se educa a los niños y jóvenes ya sea idealizándoles exageradamente la realidad o hablándoles descarnadamente y con lenguaje vulgar.

Es el enfrentamiento a los aspectos conflictivos de la sexualidad, lo que resulta francamente educativo.  De allí que la tarea primaria de la Educación Sexual Integral, sea la de capacitar a los jóvenes y también a los adultos, para que logren encontrar por sí mismos, las respuestas adecuadas a las situaciones conflictivas, a que la vida sexual real los enfrenta y de las que resultará, casi imposible sustraerse.

La Educación Sexual, no puede plantearse fuera del contexto de una educación integral del ser humano, es decir en todas sus dimensiones (biológica, psicosocial y afectiva).  Dirigida a la persona humana como un todo que es indivisible, puesto que además de la estructura biofísica, tiene la dimensión de los afectos y sentimientos ((15,16)).

El hombre es un ser, que puede gobernarse por su inteligencia y voluntad; en quien el amor, representa uno de los impulsos más vitales, que le permite en un contexto de madurez libremente responsable, entregarse (darse) a otros seres de su propia condición humana. Para que esta capacidad de darse, pueda manifestarse en un individuo, es importante que desde pequeño reciba afecto, cariño, amor, de quienes están en contacto con él/ella, como así mismo que aprenda a dar y a compartir.  Esto le facilitará la integración social y por consiguiente le posibilitará el ejercicio de su sexualidad, en un contexto de afecto y servicio. Por esto es necesario, que desde un punto de vista educativo se les aporten a niños/as y jóvenes la información y argumentos necesarios que les permita una postura personal definida y fundamentada, que los capacite para discriminar con voluntad e inteligencia, entre lo que la realidad sociocultural le ofrece y lo que su formación, principios y valores le indiquen. Que su comportamiento sea producto de sus convicciones y que estas a su vez sean consecuencia de una reflexión crítica y profunda. 

La Educación Sexual Integral por esto, debe tratar de esclarecer actitudes y valores a través de los hechos.  Los jóvenes deben tener la oportunidad de sopesar ideas, de aclarar informaciones, de superar mitos y en general de poder expresar sus opiniones en temas que les afectan, pues este conocimiento les servirá a todos los individuos en el armónico desarrollo de su personalidad y para cumplir más eficientemente su futuro rol de padres. 

El hombre/mujer, como ser sexuado, siente, piensa y actúa diariamente, en todos sus actos, como tal. Capaz, a diferencia del resto de los animales, de manejar u orientar su sexualidad con inteligencia, voluntad y responsabilidad ((14,15,16)).

Metodologías en Educación Sexual

Abordar la educación sexual en el ámbito escolar, implica realizar actividades como:

Diagnóstico

Conocimiento o determinación de las reales necesidades de quienes serán centro del proceso educativo.  Este diagnóstico puede realizarse a través de grupos focales, empleando algún instrumento (encuesta) o una caja de preguntas. Estos datos permitirán retroalimentar el Programa Base establecido, permitiendo actualizarlo conforme al nuevo contexto y necesidades que manifiesten los(as) estudiantes. Esta posibilidad de ir reformulando el Programa, reafirma el concepto de flexibilidad, que junto a la idea de sistemático, permanente y ojalá validado, debieran caracterizarlos.

Determinación de las estrategias o técnicas metodológicas a emplear

En educación sexual siempre debe buscarse que éstas estén “centradas en el alumno”, aprovechando los conocimientos que estos manejan y por tanto a partir de sus propias necesidades y requerimientos; que sean de carácter participativo, de modo que favorezcan la búsqueda activa y reflexiva de la verdad y sus fundamentos, respecto de los problemas o conflictos que afectan o afectarán ineludiblemente a niños(as) y adolescentes.

Que favorezcan el pensamiento crítico y reflexivo y el desarrollo de capacidades para la toma de decisiones autónomas, voluntarias y libremente responsables, que en concordancia con los principios y valores personales y familiares, permita la consolidación de los proyectos de vida de los individuos.

Entre las técnicas metodológicas, hay algunas tradicionales y otras producto de elaboraciones personales del autor de esta capítulo, que los docentes con su espíritu siempre creativo, podrán adaptar a las realidades educativas en que se desempeñan, para favorecer el proceso enseñanza aprendizaje de alumnos, padres y apoderados. A continuación se citan algunas metodologías con carácter referencial:

  • Tejiendo la Telaraña de la Relaciones. Técnica para romper el hielo, que permite crear un clima de trabajo relajado y agradable;  permite motivar una actividad interactiva, respetuosa y provechosa.
  • Charla.  Presentación de temas cuya comprensión requiere explicaciones detalladas, apoyadas con materiales didácticos variados (Power Point, diapositivas, transparencias, pósteres).
  • Foro.  Oportunidad que tienen los asistentes a una Charla para plantear, finalizada la exposición, de manera relativamente informal, preguntas o comentarios por escrito u oralmente, en forma breve y precisa.
  • Phillips 66.  Permite estimular y dinamizar la acción opinante de todos los integrantes de un grupo frente a una situación puntual.  En rigor se forman grupos de seis personas y se analiza el problema durante 6 minutos, asignando un minuto a cada integrante.  Posteriormente cada grupo expresa sus conclusiones, disponiendo también cada grupo de un minuto.  En la práctica la formación de grupos y el tiempo asignado se puede ajustar al número de participantes y al interés que despierte el tema analizado.
  • Simposio.  Permite, contando con personas preparadas, profundizar tema desde distintos puntos de vista, sin que haya necesariamente, discrepancias entre los expositores.
  • Mesa Redonda. En contraste con el simposio, esta técnica favorece la exposición de opiniones divergentes, pero respetuosas, respecto de un tema.
  • Socio Drama. Da oportunidad a participantes de vivenciar voluntariamente, situaciones conflictivas a través de dramatización libre, de roles; en vivo o grabadas en casete, CD o DVD.
  • Análisis de Casos. Análisis crítico reflexivo y tolerante de situaciones conflictivas y sin final previo, que pueden presentarse en el ámbito de la sexualidad (embarazo adolescente, masturbación, relación sexual de riesgo).
  • Foto Análisis. Empleando fotografías relacionadas con aspectos que involucra la sexualidad humana, se estimula el desarrollo de la imaginación y el espíritu de análisis crítico y reflexivo.
  • El Diccionario. Utilizando un diccionario para consultar el real significado de los términos que corrientemente se utilizan para identificar estructuras o funciones corporales, relacionadas con sexualidad (pene, vagina, coito, masturbación). Se contribuye a desmitificar la terminología equivocada, los mitos y errores.
  • ¡Aló! No le escucho. Utilizando el conocido juego infantil,  el secreto, se transmite rápidamente un mensaje al oído, persona a persona; se observa cómo se distorsiona al final. Se valorara la comunicación como clave, en las relaciones interpersonales.
  • Las Cajas de Fósforos. Recurriendo a 3 cajas de fósforos: una normal, otra con raspador cubierto con trozo de género y otra en que los fósforos se cubren con género. Motiva análisis métodos de planificación familiar (femeninos y masculinos) al servicio de paternidad/maternidad responsable y como compromiso de pareja.
  • Sexo Crucigrama. A través de un puzle diseñado con términos relacionados con sexualidad y reproducción humana, se busca enfocar éstas, como expresión de amor de la pareja madura y estable.

Elaboración Unidades de Trabajo

Como toda unidad didáctica, debe incluir:

  • Objetivos o metas que se desean alcanzar en el proceso enseñanza-aprendizaje
  • Contenidos relevantes basados en el diagnóstico realizado.
  • Actividades a realizar: coherentes con los objetivos planteados, tanto de las/los estudiantes, como las del profesor.
  • Material de apoyo o medios a emplear.
  • Tiempo de trabajo. Establecer el tiempo aproximado que tomará el desarrollo de cada Unidad.
  • Responsable(s).  Determinar la persona o profesional responsable de cada actividad contemplada en las Unidades a desarrollar.  Este responsable, puede ser un profesor(a), una madre/padre o apoderado, algún especialista en el tema, e incluso algún alumno(a) o grupo de alumnos(as) que asesorados por el profesor(a), preparan y desarrollan un tema determinado.  Esto favorecerá una acción educativa más dinámica, motivadora, formadora y comprometida por parte de los educandos.

Evaluación

Con la finalidad retro alimentadora del proceso educativo, es importante efectuar evaluaciones parciales, con connotación formativa, para percibir los logros en los educandos y las deficiencias en las actividades desarrolladas y de este modo ir perfeccionando la acción formativa.  Con este fin se puede recurrir, por ejemplo a:

  • Encuestas de opinión, que recoja el parecer y sugerencias de los participantes, respecto del trabajo realizado.
  • Pautas de observación, que permitan ir registrando, actitudes y comportamientos que manifiestan los alumnos, durante el desarrollo de las actividades, propias del programa.
  • A la capacidad de los alumnos para elaborar materiales didácticos, como CDs, DVDs, videos, afiches, poemas, canciones, láminas, folletos, paneles o diarios murales, que por una parte, sirvan para los futuros trabajos con otros alumnos como material de ilustración, y por otra, para mostrar a la comunidad escolar (autoridades, padres, apoderados) a través del montaje de exposiciones, semestrales o anuales, los progresos informativos y formativos de niños y jóvenes en el ámbito de la Educación Sexual. Si los responsables lo estiman pertinente, se puede realizar evaluación sumativa, por ej. a través de un Test o prueba de ensayo, a fin de conocer  nivel de logros alcanzado de los estudiantes.

Apoyo teórico básico

Es necesario poner a disposición de los jóvenes material de consulta básica, que los estimule a buscar información más detallada y de calidad respecto de los tópicos abordados.  Surge aquí la posibilidad que ofrecen los avances tecnológicos, como Internet y software interactivos (CDs, DVDs), que hacen posible disponer de la más amplia y variada información, tanto en cantidad como en calidad; puesto que se puede acceder  a información científica y valórica como a información distorsionada, disvalórica y aún pornográfica.  Estos hechos refuerzan la necesidad de implementar en el ámbito de la reproducción y sexualidad humana, una acción educativa integral.

Material didáctico o de apoyo docente

El material didáctico, corresponde a aquellos elementos que se emplean como ayuda motivadora, para apoyar y facilitar el proceso enseñanza-aprendizaje.  Este material sirve para aprender acerca de él.  Por ejemplo, el profesor cuando analiza los contenidos de un video antes de utilizarlo y los alumnos cuando trabajan ese mismo material con su profesor. En general debe facilitar el descubrimiento, la participación y el análisis reflexivo y crítico, por parte de los educandos, incluso estimulándolos a generar nuevos materiales, que puedan servir de retroalimentación al proceso educativo. Esto hace necesario buscar, seleccionar, adaptar o elaborar estos recursos. Entre los materiales didácticos, posibles de emplear para apoyar las acciones educativas en el ámbito de la reproducción y sexualidad humana, están:

  • Los Audiovisuales: Películas, Diaporamas, Videos, CD, DVD, Material de Internet.
  • Los Visuales: Diapositivas, Transparencias, Láminas, Fichas, Revistas, Esquemas de Libros, Naipes, Puzles, Consultorios sentimentales, Recortes diarios, Fotografías.
  • Los Auditivos: Grabaciones con entrevistas o relatos testimoniales. Lectura o audición de poemas, canciones populares, artículos o párrafos literarios seleccionados, biografías de personajes destacados.

Importante es sugerir la conveniencia de evaluar los materiales didácticos ((17,18)) que se utilicen, porque ello le indicará al docente la real utilidad que dicho material tiene, tanto desde el punto de vista motivacional, como de su calidad y contenidos al servicio de acciones de carácter formativo. Conveniente es hacerlo, con los recursos audiovisuales (películas, videos, CD, DVD, programas o documentos bajados de Internet), los cuales mal empleados pueden perder su carácter educativo. 

Un uso adecuado de estos recursos, con fines verdaderamente educativos, demanda que el docente o monitor, los vea varias veces (3 a lo menos), a fin de conocer en detalle los temas que se abordan tanto, en lo que respecta al contenido como a la forma y profundidad en que estos se presentan.  De esta forma podrá seleccionar o descartar, por presencia o ausencia, aquellos que estime convenientes, conforme a las características del grupo de trabajo. Así mismo le permitirá preparar guías de apoyo, que permitan a los alumnos centrar su atención en los aspectos relevantes para el posterior trabajo de análisis y discusión del material.

En general podemos sostener razonablemente, que no hay material didáctico, bueno o malo.  Todo dependerá de la capacidad y preparación que tengan, quienes los empleen.  El mejor y más sofisticado material en manos inexpertas, podrá ser formativamente malo; en contraste, un material modesto o estimado como malo, didácticamente trabajado, podrá representar una instancia formativa de importancia.

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 0.0

((14)). Jara, Germán; Molina, Ramiro. “Educación Sexual. Manual para Educadores. CEMERA. Fac. Medicina.U.de Chile. Fondo de Poblaciones de Naciones Unidas, Proyecto Chi 90/PO3. Inscripción N° 85502. Impr. Arancibia Hnos. y Cía Ltda. Stgo, Chile. 1993

((15)). Mifsud, Tony. “Moral de discernimiento”. Editorial Paulinas. 1987

((16)). Jara, Germán. “Reflexiones acerca del ¿Por qué?, ¿Para qué? y ¿Cómo? enfrentar la Educación Sexual. (Capítulo IX, págs.: 131-145). En: Libro resumen II Jornadas Colegio Médico de Chile. Ovalle, Chile. Mayo 1991

((17)). Jara,G; Molina,R.;Molina,T.;Ferrari,M.Realización y Evaluación Videos Docentes, como complemento Ed. Sexual, Reflexiva y Participativa. Proy.FONDECYT Nº 1931017/93). En: Rev. Obstet.y Ginecol. Inf.y Juv, Vol.2, Nº 11, p. 9 15. Stgo, Chile. 1995

((18)). Jara Germán, T. Molina, R. Meneses. “Educación Sexual. Manual de Apoyo para Padres”. Proyecto DID Nº E-006-99/2. Universidad de Chile. 2002