El personal de salud debiera tener en cuenta los siguientes puntos al atender a adolescentes que no son heterosexuales:

  • Derivar a otro profesional si hay dificultades personales para atenderlos.
  • Asegurar al paciente que su confidencialidad está protegida. Discutir con ellos si es apropiado que sus padres se enteren y si quieren que esa información se registre en la ficha.
  • Ayudarlos/as a pensar acerca de sus sentimientos cuidadosamente, para clarificar si hay o no confusión con respecto a su orientación sexual.
  • Identificar conductas de riesgo (conductas sexuales, consumo de alcohol y drogas) y ofrecer consejería o tratamiento si está indicado.
  • Ofrecer apoyo ante los conflictos que se pueden presentar con sus familias en el proceso de “salir del closet”.

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 5.0