Los principales problemas que pueden presentarse en este período son: ginecomastia, pubertad precoz y pubertad retrasada.

Ginecomastia Puberal

La Ginecomastia es el aumento del tejido de la glándula mamaria en el varón, puede ser considerada normal o patológica. Es importante destacar que durante la pubertad el 50% a 90% de los adolescentes varones experimentan el crecimiento del tejido mamario uni o bilateral sin que tenga un significado patológico, lo que se denomina ginecomastia puberal. Con frecuencia genera angustia, inseguridad y dudas acerca de la reafirmación sexual del joven, el cual en ocasiones puede llegar a aislarse de sus pares por temor al ridículo. Es importante la valoración médica para investigar la eventual causa que en la mayoría de los casos es fisiológica, debiendo además despejar las dudas del adolescente y de su entorno familiar. Durante la vida de un individuo se describen 3 períodos en los que la ginecomastia es más frecuente: período neonatal debido a la estimulación de la glándula mamaria por los estrógenos maternos; período puberal y en el adulto mayor de 50 años debido a una disminución en la producción androgénica. En relación a la ginecomastia se describen 2 grandes grupos:

  • Ginecomastia puberal: se presenta en el varón después de iniciada la pubertad y es generalmente fisiológica
  • Ginecomastia patológica: se debe a una causa externa o enfermedad subyacente

La frecuencia de la Ginecomastia puberal es mayor a lo que habitualmente se cree. Hay estudios que informan un frecuencia de entre un 30 a 75 %. Las edades más frecuentes de aparición son entre los 10 a 16 años. En la mayoría de los casos puede disminuir en algunos meses y generalmente desaparece a los 2 – 3 años de evolución. Sólo en un 10 % de los pacientes hay persistencia del tejido mamario fuera de estos plazos. Se postula que se debería a un desbalance entre la relación de estrógenos y testosterona. En la ginecomastia de origen puberal existiría una conversión aumentada a nivel periférico de los andrógenos suprarrenales a estrógenos, en un período en que la concentración de testosterona es aún baja La ginecomastia patológica debe investigarse, dentro de sus causas tenemos: uso de drogas, hipogonadismo, tumores, enfermedades sistémicas. Finalmente debemos decir que la ginecomastia, es causa de preocupación para el paciente y se debe ser evaluada para determinar si hay alguna patología. La presencia de esta entidad en un niño prepuberal se considera siempre patológica y se debe estudiar.

Pubertad Anormal

Se define como pubertad anormal o patológica a la presencia, ausencia o progresión inadecuada de los eventos puberales para una edad determinada según sexo. De acuerdo a esta definición podemos encontrar 2 grandes alteraciones como son la Pubertad Precoz y Pubertad Retrasada. Ambas son entidades clínicas que pueden ser de origen idiopático (es decir, sin una causa definida), o ser secundarias a una causa orgánica. Existen factores que influyen en adelantar la pubertad como obesidad, sustancias químicas, Retardo en el crecimiento intrauterino, raza negra y factores que influyen en atrasarla como desnutrición, ejercicio extremo, deprivación psicosocial, enfermedades crónicas y altitud. Es por esto que todo niño o niña que no cumpla con los criterios establecidos en el desarrollo de una pubertad normal deben ser referidos a un centro asistencial para su adecuada evaluación. Por ejemplo, en Chile se acepta que el inicio de la aparición del botón mamario en las niñas, debe ocurrir a una edad igual o mayor a los 8 años. Si aparece antes de esta edad debe evaluarse, así como también debe investigarse la presencia de sangrado genital antes de los 10 años de edad, sobre todo si no va acorde a los grados de desarrollo puberal según los estadios de Tanner. También debe estudiarse a toda niña que no ha iniciado su desarrollo puberal a los 13 años o que no presenta su menarquia a los 16 años independiente del grado de desarrollo puberal alcanzado. En los varones se considera pubertad precoz cuando el inicio del desarrollo puberal ocurre antes de los 9 años, por otra parte se considera que podemos estar frente a un retraso puberal cuando estos eventos no han ocurrido a una edad cronológica de 14 años.

 

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 3.7

((1)). Jara A. Crecimiento y desarrollo biológico. Maduración endocrina sexual. En Molina R, Sandoval J, González E, (eds). Salud Sexual y reproductiva en la Adolescencia. Santiago: Mediterráneo; 2003:p.40 -49

((2)). Muzzo S. Crecimiento estatural y desarrollo puberal normal y patológico. En Molina R, Sandoval J, González E, (eds). Salud Sexual y reproductiva en la Adolescencia. Santiago: Mediterráneo; 2003: p. 50 – 61

((3)). Schneider R. Alteraciones del desarrollo sexual femenino. En Molina R, Sandoval J, González E, (eds ). Salud Sexual y reproductiva en la Adolescencia.).Santiago: Mediterráneo; 2003: p. 206 – 213

((4)). Lalwani S, Reindollar R, Davis A. Normal onset of puberty: have definitions of onset changed. In Obstetrics and Gynecology Clinics of North America. WW.B. Saunders Company. 2003; (30) 2: p.279 – 286

((5)). Ugarte F. Pubertad Normal. En Tratado de Pediatría. Meneghello (ed.), 5° edición. Santiago: Panamericana; 1996:p. 1895 – 1901

((6)). Mericq M V. Ginecomastia. En Tratado de Pediatría. Meneghello (ed.), 5° edición. Santiago: Panamericana; 1996. p. 1915 - 1917

((7)). Luengo X. Características de la adolescencia normal. En Molina R, Sandoval J, González E, (eds ) Salud Sexual y Reproductiva en la Adolescencia. Santiago: Mediterráneo ; 2003:p.16 - 23

((8)). Sotomayor K. Pubertad normal. En Apablaza, M.S.; Oyarzún, P. Ginecologia Infanto-Juvenil Temas Contingentes. Santiago: Publimpacto; 2016. p. 32-33