Una vez analizadas someramente las características sexuales zoológicas del hombre, podemos pasar a describir las características de la relación sexual. Sin embargo, es necesario definir la diferencia que hay entre relación sexual y cópula o coito.

Relación sexual es el conjunto de elementos que tienen alguna importancia en el entendimiento sexual de la pareja humana, o en el proceso de relación entre ambos sea permanente o temporal.

El coito o cópula vaginal es la introducción del pene en la vagina. Puede ser también un coito anal o un coito oral, cuando la introducción del pene es en el recto a través del ano o en la boca respectivamente. Es sólo una parte de la respuesta sexual coital y ésta es una fase del proceso relación sexual. En muchas oportunidades puede estar ausente, o incluso ser parcialmente cumplido, sin que por ello afecte la totalidad de la relación humana en el campo de la sexualidad. La relación sexual humana se construye en base al desarrollo de la sexualidad como componente de la personalidad con sus características de historicidad, voluptuosidad, trascendencia, lenguaje y respuesta paradojal.

La relación sexual puede ser analizada dependiendo de las etapas de desarrollo del ser humano. Es así como existen elementos de sexualidad en el niño, en el preescolar, en la adolescencia, en la adultez, en la senectud. En cada una de estas etapas del desarrollo humano hay elementos de sexualidad, de relación sexual. Sin embargo, no en todas ellas está presente la cópula o el coito.

Con el fin de esquematizar didácticamente, dividiremos el comportamiento sexual del ser humano, desde un punto de vista zoológico-antropológico, en cuatro grandes etapas:

a) Formación de la pareja;

b) Fase precopulativa;

c) Fase copulativa, y

d) Fase postcopulativa.

Este enfoque ha sido tomado del antropólogo y zoólogo Desmond Morris, que lo describe en su libro "El mono desnudo".

En cada una de estas fases hay factores que afectan las características y evolución del comportamiento. Son factores biológicos, psicológicos, sociales y del medio ambiente. Estos factores contribuyen a la adecuación o equilibrio de cada una de estas fases.

Fase de formación de la pareja

En la mayoría de las especies animales, esta fase es descrita como fase de "galanteo". Puede ser más o menos prolongada, abarcando días, semanas y aún meses. Tiene ciertas connotaciones, que se describen usualmente como miedo, agresión, como atracción sexual, nerviosismo o vacilación. Sin embargo, se caracteriza por un actuar que es indiferente al medio ambiente.

Esta fase se inicia generalmente, con una exhibición visual y vocal: la mirada, el susurro. Continúa con una etapa de contactos corporales: manos, brazos, boca a cara, boca a boca, en forma estática o durante la locomoción de la pareja. Reaparecen manifestaciones infantiles. Se desarrollan y ejecutan en privado y en público. Es decir, el ser zoológico macho o hembra (humano), desarrolla esta etapa tanto en privado como en público, y en posición vertical.

Fase Pre-copulativa

Esta fase pre-copulativa se caracteriza por la búsqueda de la soledad, y por la posición sentada o la posición horizontal para su ejecución.

El lenguaje toma otras características; las señales visuales y sonoras son reemplazadas por las táctiles, que se extienden a todo el cuerpo. Estas señales comprometen el uso de las manos, los labios, la lengua, para pasar al despojamiento de ropas y aumento de los contactos a todo el cuerpo, y particularmente genitales. Se desarrollan juegos o caricias pre-coitales de la pareja en forma recíproca, fundamentalmente en el área genital, llegando a contactos muy intensos que se traducen en el pellizco, el morder y el fuerte entrelazamiento de las extremidades del macho y la hembra. En esta fase pre-copulativa se puede llegar al orgasmo, tanto en el macho como en la hembra.

Fase copulativa

Esta fase de la relación sexual se inicia con la inserción del pene en la vagina, ano o boca y es de un período más breve que la fase pre-copulativa. Un primer elemento a estudiar en esta fase, se refiere a la posición que toma la pareja, que puede ser muy variada. Hay textos que las describen con detalle como el clásico texto hindú Kama-sutra.

Se ha descrito como típica, la forma frontal de apareamiento. Cabe preguntarse por qué en la especie humana hay algunas diferencias con otros primates inferiores como el mono, en que el apareamiento se hace por detrás. Es decir, la hembra de espaldas y el macho en esa posición introduciendo el pene en la vagina.

En efecto, la cópula en el primate superior es una cópula cara a cara, es un sexo personalizado o coito personalizado. Desde un punto de vista biológico, la distribución de las zonas erógenas se encuentra fundamentalmente en la parte frontal del ser humano; fisiológicamente es la posición que permite el mejor uso de los genitales, tanto por el ángulo de la vagina, como del ángulo de erección del pene. En general se han descartado las otras posiciones como productores de un mayor orgasmo (estudios de Master y Johnson).

Se las interpreta más bien como variaciones de la rutina, y como un sentido de introducir complejidad. En los estudios sociológicos de Kinsey con encuestas sobre conducta sexual, se pudo observar que el 90% de las parejas utilizan la posición frontal, y solamente un bajo porcentaje utiliza otro tipo de posición. Esto ha variado con el curso de los años. La encuesta del comportamiento sexual del chileno muestra cambios con la menor edad de los encuestados.

A continuación se analizan los cambios fisiológicos que ocurren durante la fase pre-copulativa y la fase copulativa del humano, descrito por Master y Johnson (5,6,7,8,9,10)

Se han descrito 4 etapas basadas en los cambios fisiológicos de los efectores.

Fase de Excitación

Se inicia con una estimulación somática o psicogénica. Su duración depende de la calidad y de la intensidad del estímulo. Esta etapa está ubicada en la fase pre-copulativa de la relación sexual.

Fase de Meseta

Es de mayor excitación, que depende nuevamente de la intensidad del estímulo, y de las características de cada uno de los miembros de la pareja. Rápidamente, dependiendo de estos factores, se puede pasar a la Fase de Orgasmo, o incluso a la siguiente Fase de Resolución. Esta etapa se ubica también en la última fase pre-copulativa o en la fase copulativa.

Fase Orgásmica

Es la máxima respuesta sexual de la cópula, y su período es bastante constante en el hombre. Esto no ocurre en la mujer. La respuesta en esta última es ligeramente más tardía. Por otra parte, la capacidad de orgasmo es más temprana en el hombre que en la mujer. Es así como la capacidad orgásmica del varón de 15 años podría ser comparable a la capacidad orgásmica de una mujer de 29 años.

El hombre tiene además, una menor respuesta al orgasmo repetido, si lo comparamos con la mujer. En una mujer se pueden producir más de un orgasmo en una misma cópula, hecho infrecuente en el hombre. A título descriptivo, según los trabajos de Master y Johnson, en algunas de las parejas estudiadas se llegó a determinar 11 orgasmos en algunas mujeres.

Fase de Resolución

Es un estado de involución, que se caracteriza por la falta de excitabilidad. El hombre tiene un período refractario que no permite una nueva respuesta ante un estímulo sexual, aunque éste sea muy intenso. La respuesta femenina tiene, en cambio, una mayor sensibilidad en el período de resolución que le permite tener orgasmo repetido, frente aun estímulo intenso.

Fase post-copulativa inmediata

En la fase post-copulativa del ser humano, aparece el sentido de pertenencia recíproca de la pareja, como consecuencias de aquel deseo "de ser penetrada", o de “penetrar", y ante el cumplimiento de ese deseo con la penetración. Este concepto de penetración, más que un concepto biológico, es de carácter psicológico, de pertenencia absoluta. Se podría describir como "el sentido de lo mío".

Otro hecho interesante en el estado post-copular de la pareja humana, es el desarrollo de la seguridad o la inseguridad de la pareja. Esto depende del resultado de la relación sexual total, mas que de la cópula en sí misma. Por último, en nuestra sociedad latinoamericana este estado post-copular contribuye como un factor de dominancia o de dependencia. Es el uso de la cópula como dominancia o dependencia de la pareja humana.

En los siguientes enlaces se ilustra la respuesta sexual coital femenina y masculina en estas 4 fases, según lo descrito e investigado por Master y Johnson

 

 

Tu valoración:
Promedio de votaciones: 3.5

((1)). Diccionario Enciclopédica Vox 1. 2009 Larousse Editorial, S.L.

((2)). Desmond Morris. The Naked Ape. A zoologist Study of the Human Animal. Vintage 2005, Ramdon House , 20 Vauxhall, bridge Road, London SW1 V 25 A Consultado en: http://www.sirc.org/about/desmond_morris.html Consultado 9 Febrero 2011.

((3)). Kinsey, A.; Pomeroy, W.; Martin, C., & Gebhard, P. Sexual Behavior in the Human Female, Philadelphia: Saunders (1953).

((4)). Ministerio de Salud. Estudio Nacional de Comportamiento Sexual. Comisión Nacional del SIDA, Chile. Agence Nationale de rechearches sur le SIDA, Francia. Publicación Ministerio de Salud .2000 Santiago, Chile

((5)). Masters, W.H.; Johnson, V.E. (1966). Human Sexual Response. Toronto; New York: Bantam Books.

((6)). Masters, W.H.; Johnson, V.E. (1970). Human Sexual Inadequacy. Toronto; New York: Bantam Books.

((7)). Masters, W.H.; Johnson, V.E. (1974). The Pleasure Bond. Toronto; New York: Bantam Books.

((8)). Masters, W.H.; Johnson, V.E. (1979). Homosexuality in Perspective. Toronto; New York: Bantam Books.

((9)). Master W. Johnson V. Respuesta Sexual Humana. Buenos Aires: Intermédica Editorial, 1981.

((10)). Masters, W.H.; Johnson, V.E.; Kolodny, R.C (1994). Heterosexuality. New York; London: HarperCollins.